Un análisis basado en los datos consolidados de la ayuda agraria procedente de la PAC durante el año 2018 pone de manifiesto que «no basta con igualar las ayudas entre territorios, de lo se trata realmente es de equiparar las rentas de los agricultores con la del resto de los ciudadanos», explica el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Joaquín Olona.

Según informa el Gobierno de Aragón, para Olona esta ayuda agraria debe cubrir con «mucha mayor eficacia y equidad la brecha de renta agrícola tradicionalmente existente, y en especial con la del resto de los ciudadanos, tal y como contempla expresamente la PAC en sus objetivos fundacionales”.

El análisis del Departamento de Agricultura apunta que en Aragón, durante 2018, un total de 39.659 beneficiarios de la región recibieron 489 millones de euros destinados al apoyo directo de la renta, procedentes de los dos Pilares de la PAC: 452 imputables al Primer Pilar de la PAC y 37 millones al Segundo a través de las medidas agroambientales, así como de las indemnizaciones compensatorias por zonas desfavorecidas y de montaña.

En el caso de las personas físicas (87,16%), el promedio de ayuda total recibida por beneficiario, es de 10.699 euros, con la siguiente distribución provincial: Huesca: 12.013 euros; Teruel: 10.824 euros; y Zaragoza: 9.529 euros.

Resulta destacable que la ayuda media aplicada a las personas físicas en la provincia de Teruel ha mejorado sustancialmente -en 2015 la ayuda media por beneficiario fue de 8.695 euros- como consecuencia de las mejoras introducidas a través del Segundo Pilar, que concentra en esta provincia el 51% de los fondos destinados a medidas de renta.

En el caso de las personas jurídicas (12,84 %), el promedio de la ayuda total por beneficiario es de 30.004 euros con la siguiente distribución provincial: Huesca: 29.579 euros; Teruel: 25.852 euros; y Zaragoza: 31.973 euros.

El perfil de los beneficiarios se caracteriza por la escasa dimensión económica de las explotaciones medida en términos de Producción estándar o valor comercial potencial de la producción, sobre todo en el caso de las personas físicas, que es de 47.308 euros y de 234.320 euros en el caso de las personas jurídicas.

La insuficiencia de la renta agraria, incluyendo la ayuda, es notoria ya que se sitúa en 9.559 euros por beneficiario con claras diferencias provinciales, pero estando muy alejada en cualquier caso de la renta de referencia, actualmente fijada en 29.339,08 euros: Huesca: 13.081 euros; Teruel: 7.031 euros; y Zaragoza: 8.315 euros.

La insuficiencia de renta hay que interpretarla, no obstante, teniendo en cuenta la escasa dimensión económica media antes aludida, así como una profesionalidad que, medida como grado de dependencia agraria de los ingresos totales, se sitúa en 53 % con escasas diferencias territoriales.

Sí que son más significativas las diferencias territoriales en términos de productividad, medida como relación entre los ingresos agrarios y la producción estándar, en favor de la provincia de Huesca (63 %) frente a Teruel y Zaragoza como consecuencia de la mayor incidencia del regadío en dicha provincia.

En opinión de Olona «los datos ponen de manifiesto nuevamente, y con mayor rotundidad si cabe, la necesidad de abordar la reforma en profundidad de la PAC que defiende el Gobierno de Aragón con el propósito de concentrar la ayuda en favor de quienes más dependen de la actividad agraria y con la finalidad de reducir la brecha de renta que sufren con el resto de los ciudadanos».