En las Vegas Altas del Guadiana se están produciendo numerosas robos en las últimas fechas. Hasta el punto de que desde La Unión Extremadura advierten de que si no se toman medidas policiales volverá a bajarar organizar patrullas nocturnas entre los agricultores.La organización agraria se queja de que se ve con demasiada frecuencia la Guardia Civil en las rotondas y en cruces de carretera y pocas detenciones de los responsables de los robos de material agrario.

En la noche del 1 de junio se han sustraído más de 15 baterías de motores de riego y tractores, cajas de herramientas, gasóleo, fertilizantes etc. El método de robo es fácil, un coche recorre las pistas y donde se oye el motor de riego de goteo, se paran y sustraen todo lo que allí se encuentra.

Un gran número de estos robos no se denuncian ya que la mayor parte de las veces lo único que conseguimos con las denuncias es perder la mañana ya que el material robado no vuelve a aparecer.

La situación cada vez más grave de estos robos contrasta con los mensajes triunfalistas de la Delegada del Gobierno donde periódicamente nos informa de la reducción de los mismos, lo que no comente es que estas cifras cada vez más bajas son debidas a la falta de denuncias por parte de los agricultores que ya no creen en que la solución pueda venir de parte de esta Delegada del Gobierno.

Desde La Unión de Extremadura vamos a convocar de manera discreta reuniones para intensificar la vigilancia nocturna de nuestras explotaciones, no podemos permitirnos el lujo de estar comprando todos los días baterías, herramientas, gasóleo etc.

Exigimos se inspecciones los puntos de compra-venta de material robado, este alto número de baterías tiene que dejar un rastro claro de su venta, que posiblemente sea más fácil de controlar que la numerosas parcelas de los agricultores.

Exigimos a la Delegación del Gobierno y a los Ayuntamientos (que también tienen esta responsabilidad), más vigilancia en las explotaciones agrarias. Vemos con demasiada frecuencia la Guardia Civil en las rotondas y en cruces de carretera denunciando a los conductores de los vehículos por alguna circunstancia y en cambio vemos pocas detenciones de los responsables de los robos de material agrario.

Si la Administración no puede impedir los robos, lo tendremos que hacer los agricultores, con los riesgos que esta práctica puede llevar.