La organización agraria UAGA ha amenazado con recurrir a la fiscalía y al Seprona por los ataques del lobo que han sufrido varios rebaños de ganado ovino en la Comarca de la Jacetania este mes de agosto, similares a los que han ocurrido en localidades de los Monegros, como Torralba en mayo y junio y exige además a la administración que se identifique genéticamente el origen del animal que los causa.

El primer ataque ocurrió en la noche del 2 al 3 de agosto en un rebaño de corderas en Somanés, en el propio terreno donde está la nave ganadera; el siguiente ataque tuvo lugar en la madrugada del 5 de agosto, en el municipio de Santa Engracia, a otro rebaño de corderas que causó la muerte de cuatro animales y heridas graves a varios más; y, el último fue la madrugada del 8 de agosto, en un rebaño grande de ovejas de Asoveral que ha provocado en torno a 30 bajas.

Tras la confirmación por parte de la Administración de que el ataque del rebaño de Santa Engracia es de lobo, confirmado por las mordeduras en las ovejas muertas y las cámaras de vigilancia, UAGA exige a la Administración que identifique el origen genético de este lobo.

UAGA sospecha que este lobo puede ser un animal capturado que se suelta en determinadas épocas del año ya que no entiende que pase largas temporadas en las que está «silenciado sin atacar y de repente aparece en una determinada zona, en este caso en pleno agosto y cuando las temperaturas son las más altas del año».

El sindicato agrario destaca el importante papel de la ganadería extensiva en zonas como la Comarca de la Jacetania para mantener el medio natural y la población rural, y lamenta que «situaciones como las vividas en la última semana en la zona, con los ataques de lobo, no hace más que complicar más aún a un sector ya de por sí debilitado».