ALINAR, Asociación de Industrias Agroalimentarias de Navarra, La Rioja y Aragón, ha celebrado su Asamblea General anual, en un acto que ha reunido a la práctica totalidad de sus empresas socias de las tres comunidades autónomas que representa y donde se ha  solicitado medidas que relajen la tensión que está soportando la industria agroalimentaria.

La jornada se ha inaugurado con el discurso de bienvenida de Cayo Martínez Sainz, presidente de ALINAR, quien ha querido remarcar el sentimiento de “incertidumbre e inestabilidad” que acompaña a la industria agroalimentaria en esta coyuntura de crisis económica y de importantes cambios a nivel global, que están afectando de manera relevante al sector agroalimentario.

Martínez Sainz ha subrayado que las empresas del sector están realizando un gran esfuerzo por adaptarse y adelantarse a todas las circunstancias que se están produciendo, y en este sentido, ha destacado la importancia de la colaboración sectorial, y dentro de toda la cadena agroalimentaria, con el fin de “garantizar su sostenibilidad económica, social y medioambiental en el futuro”.

Diego Galilea, director general de la asociación, ha iniciado su intervención agradeciendo el excelente trabajo realizado por su antecesora Cristina Lecumberri, quien ha llevado, con el apoyo del Consejo Rector y el respaldo de todas sus empresas, a un reposicionamiento de la asociación y a una situación financiera saneada de la misma, en cumplimiento con el Plan Estratégico aprobado en 2018.

Del mismo modo, ha querido recalcar “el arduo camino que llevan recorriendo las empresas del sector desde el inicio de la pandemia”, así como la intensidad y complejidad de los acontecimientos de este último año y su gran impacto en la industria agroalimentaria. Galilea ha valorado el intenso esfuerzo realizado por todas ellas y su fuerte compromiso con ALINAR que considera, “es un elemento de representación fundamental y consolidado, que quiere contar cada vez con la confianza de más empresas asociadas”.

En esta Asamblea General, tal y como ha trasladado Diego Galilea, “hemos querido poner el foco en la tensión que está soportando la industria agroalimentaria como eslabón central de la cadena agroalimentaria”. Con este fin, han organizado una mesa de diálogo bajo el título “La industria agroalimentaria en el centro de la cadena” en la que han contado en directo por videoconferencia con José Miguel Herrero Velasco, director general de Industrias Alimentarias del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación , quien ha mostrado su total interés por compartir con esta asociación algunas de las preocupaciones fundamentales que rodean al sector.

Herrero Velasco ha trasladado una visión general de la situación en la que se encuentra inmersa la agroindustria y los retos a los que se enfrenta, destacando los enormes cambios que se están produciendo a nivel global, y como estos cambios llevarán a considerar que “los países sean ricos o pobres en función de su capacidad de producir alimentos”. En este sentido, considera que España es una potencia internacional no solo por la cantidad de su producción, sino por la calidad de la misma.

Desde ALINAR han alertado nuevamente sobre las constantes y alarmantes subidas de costes de produción a las que están haciendo frente las empresas agroalimentarias, y como la posición central que las mismas ocupan dentro de la altamente tensionada cadena agroalimentaria, dificulta la capacidad de repercutir estos costes en la negociación con la distribución y en muchos casos, termina condicionando la rentabilidad y viabilidad empresarial.

En este sentido, Galilea ha cuestionado que la Ley de la Cadena Alimentaria garantice realmente los costes de todos los agentes de la misma, y cree que ante las últimas modificaciones normativas “la industria está siendo la gran olvidada”. En este sentido, Herrero Velasco, quien participó en la redacción de la citada ley, considera que gracias a ella “ahora hay herramientas que nos permiten evitar la destrucción del valor del producto en su camino desde el campo al punto de venta, así como la venta a pérdidas”, y ha añadido que “las comunidades autónomas deben velar porque los costes de producción en toda la cadena se respeten”.