El presidente de Asaja en Castilla y León, Donaciano Dujo, ha destacado este lunes 16 que «sólo» el 10 por ciento de los expedientes de la Política Agrícola Común (PAC) que se tramitan en la Comunidad son de agricultores jóvenes menores de 40 años.

Dujo ha ofrecido estos datos a los periodistas antes de asistir en el municipio abulense de Maartiherrero a la clausura del ciclo «La incorporación de los jóvenes a la agricultura, clave para la fijación de la población rural», organizado por esta organización agraria.

En este foro, el máximo responsable autonómico de Asaja ha apuntado que en Castilla y León se presentan al año en torno a 70.000 expedientes de ayudas de la PAC, de los que «poco más de 7.000» son de menores de 40 años.

En este sentido, ha señalado que en las últimas cuatro convocatorias desde 2014, se han incorporado a la actividad agraria en Castilla y León 3.366 jóvenes, de los cuales 505 lo han hecho en Ávila, una cifra «elevada» en comparación con el resto de provincias de la Comunidad.

De esa cantidad, Dujo ha destacado el hecho de que de esos 505, un total de 270 lo hayan hecho a través de esta organización agraria, lo que a su juicio es un motivo de «orgullo», ya que la incorporación de jóvenes al campo es el «futuro».

Se ha realizado un llamamiento a las administraciones para que «se mime y se cuide cada expediente»

Al respecto, el presidente de Asaja en Ávila, Joaquín Antonio Pino, ha abogado por medidas encaminadas a impulsar la «incorporación de gente nueva a la empresa agraria» para luchar contra la denominada España vaciada.

En esta línea, ha realizado un llamamiento a las administraciones para que «se mime y se cuide cada expediente», de manera que todos ellos «no sean tratados como un número más».

«Para que haya gente en los pueblos, hacen falta políticas comprometidas y administraciones y funcionarios sensibles», ha insistido Pino, quien ha señalado que en torno al 70 por ciento de los expedientes tramitados en este sentido en la provincia de Ávila, lo han sido a través de Asaja.

Desde su punto de vista, sin agricultores ni ganaderos no se entienden muchos de los pueblos de la provincia» y su presencia en el medio rural contribuye a «frenar la despoblación».

Por otra parte, el presidente de Asaja en Castilla y León ha denunciado el hecho de que agricultores y ganaderos estén vendiendo en la actualidad sus productos «a los mismos precios que hace treinta años».

«Lamentablemente Europa está desmantelando la agricultora y la ganadería, ya que no hay condiciones para que nuestros productos tengan el reconocimiento de nuestra sociedad», ha criticado Dujo, antes de solicitar una «identificación clara de los productos de España que para que el consumidor tenga garantías».

Asimismo, ha insistido el hecho de que se esté «bendiciendo al lobo» y «criminalizando» a los ganaderos, al señalar que «la mayor explotación ganadera de Castilla y León es la que mata el lobo», que el año pasado protagonizó 2.000 ataques con cerca de 4.000 animales muertos.