Unió de Pagesos (UP) ha denunciado la situación crítica que viven las granjas de conejos en Cataluña, donde desde principios de año han cerrado 26 explotaciones de este tipo.

Según ha explicado el sindicato agrario, este goteo de cierres les empuja a hacer un llamamiento al Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural con el fin de que se protejan las granjas de conejos, que en Cataluña son mayoritariamente explotaciones familiares.

Concretamente, aseguran que, en el primer semestre del año, el número de explotaciones con más de cinco conejas pasó de 413 a 387, lo que implica que ha pasado de los 1.030.561 conejos de engorde que había en enero, a 963.197.

En referencia a las hembras reproductoras, se ha pasado de 184.414 a 170.811, cifras que, tal como alerta el sindicato, se agravan si se suman a la evolución de los últimos años, ya que en 2015 Cataluña tenía 844 granjas de conejos con 1.517.598 conejas y era el primer territorio del Estado en peso en el sector.

No obstante, el año pasado Cataluña cayó hasta la tercera posición, tras Castilla-La Mancha y Galicia.

UP destaca que la carne de conejo es una carne blanca de alta calidad, por lo que también pide que se concrete un observatorio de precios para poder conocer en detalle la evolución de mercado y actuar rápidamente y denunciar situaciones abusivas.

Los precios excesivamente bajos de las grandes superficies y el nuevo modelo basado en la integración son otros de los problemas con los que se encuentra el sector del conejo en la actualidad en Cataluña.

No se trata de un problema catalán, ya que , como ha denuncia la UCCL, las ayudas concedidas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación establecidas en el Real Decreto 428/2022, de 7 de junio, destinados a apoyar a los sectores más perjudicados por el impacto de la guerra de Ucrania, «son totalmente insuficiente para los sectores afectados, debido al incremento tan desmesurado de los costes de producción de las explotaciones ganaderas, en particular en el sector cunícola, un sector muy productivo y gran productor de proteínas de altísima calidad». Por eso, esta organización reclamaba esta semana al Gobierno regional de CyL que complemente con fondos propios las ayudas.