Los ministros de Agricultura y Pesca de la Unión Europea (UE) analizarán a final de mes las «lecciones» de la covid-19 para el futuro de la producción agroalimentaria, como paso previo a la negociación de la PAC, así como la introducción de un certificado obligatorio sobre el bienestar de los animales, en la reunión informal semestral. El encuentro se celebrará en Coblenza (Alemania), del 30 de agosto al 1 de septiembre y, según varios expertos, Alemania, como presidente de la UE este semestre, quiere acelerar la introducción de un certificado obligatorio en la ganadería que garantice el bienestar animal, quizás para lavar su conciencia después de que los principales brotes de covid en su país se produjeron en mataderos donde no estaba garantizada la seguridad de los trabajadores.

Llama la atención que en el primer encuentro de los ministros europeos se priorice una de las medidas más controvertidas de la próxima PAC, dentro la estrategia «De la granja a la mesa» ,en lugar de comenzar a discutir el presupuesto que contará la Política Agraria Común, aunque Alemania ha dejado claro que da por hecho que dicho presupuesto será el aprobado dentro del Plan de Recuperación que prevé un recorte del 10% en los pagos de la PAC

En el encuentro, los titulares de Agricultura de los 27 abordarán el impacto de la pandemia y las conclusiones sobre la «resistencia de la industria agroalimentaria, el mantenimiento de la cadena de producción y la percepción de la agricultura», según ha informado la presidencia alemana de turno de la UE.

Dicha reunión será la primera cita tras la pausa veraniega y marca el comienzo del curso 2020-2021, en el que los países comunitarios deben cerrar la reforma de la Política Agrícola Común (PAC), sobre la base del acuerdo histórico, alcanzado por los líderes de la UE, para la reconstrucción económica tras la pandemia y el presupuesto 2021-2027.

Alemania, como presidencia del Consejo de la UE, también ha consultado a los países acerca de la introducción de un certificado obligatorio a escala europea para facilitar a los consumidores la identificación y compra de carne u otros alimentos procedentes de explotaciones donde se respete el bienestar animal.

Este etiquetado es una de las prioridades agrícolas y ganaderas de la presidencia alemana para el semestre, máxime cuando debe lavar su conciencia, o la de su ganaderías, tras los escándalos del covid en sus mataderos. Los ministros también hablarán sobre un «endurecimiento» de las reglas de la UE para el transporte del ganado hacia países terceros.