Agromonegros, empresa familiar con más de 40 años de trayectoria ubicada en Leciñena (Zaragoza), está apostando por realizar la conservación de dos variedades tradicionales muy conocidas y apreciadas en España: la cebada Albacete y el trigo Aragón 03.

La cebada Albacete fue la más cultivada en España en el siglo XX. Se obtuvo en la Estación Experimental Aula Dei (EEAD) alrededor de 1956, cuando se trataba de encontrar variedades resistentes al frío y a los secanos áridos. Con el tiempo se convirtió en una cebada muy apreciada, especialmente para los ganaderos.

El trigo Aragón 03 también fue resultado de los planes de mejora de la EEAD con el objetivo de dar con trigos resistentes a enfermedades. Su cultivo se extendió rápidamente en los años 60 pues su harina tenía buenas cualidades organolépticas tales como: sabor muy agradable, valor nutritivo y elevado contenido en proteínas. Sin embargo, al dar menos producción y tener tendencia al encamado, en los años 80 la demanda de este trigo fue descendiendo hasta hacerlo desaparecer casi por completo. Al inicio del 2000 algunos agricultores ecológicos comenzaron a reintroducirlo por sus características panaderas, lo que despertó el interés de la industria transformadora.

Estas variedades son públicas, no devengan royalties y para la mayoría de los obtentores y seleccionadores carecen de interés. En sus orígenes, Agromonegros produjo muchas toneladas de estas variedades. Por tradición, por tratarse de semillas autóctonas y para evitar su desaparición tiene la firme decisión de trabajar en su conservación. Arantxa Grande, técnica y responsable de I+D de Agromonegros, explica a grandes rasgos el procedimiento que la empresa está llevando a cabo para lograrlo:

“El principal problema de recuperar una variedad es conseguir una semilla pura en cuanto a homogeneidad. Con la Albacete no teníamos ese problema porque ya éramos conservadores de esta variedad y teníamos material con el que empezar a trabajar. Sin embargo, el caso del Aragón 03 amenazaba ruina. Para conseguir espigas homogéneas de este trigo he tenido que trabajar durante dos años en sembrar y seleccionar espigas y en ir depurando las que no valían hasta obtener plantas puras. Por fin, esta campaña sembraremos de forma oficial material parental de Aragón 03. A pesar de todas dificultades, es muy satisfactorio recuperar semilla de variedades casi desaparecidas, pero que siguen siendo demandadas por ciertos sectores y agricultores».

Toda esta apuesta por la conservación de dos variedades tradicionales sin abandonar el proyecto de mejora del que se han obtenido cebadas punteras como Icaria, Pirene, Baliner o Forcada y los trigos duros que funcionan en toda España, en especial Aragón y Andalucía Oriental Iberus y Aneto. Agromonegros es una de las pocas empresas españolas que tratan de obtener sus propias variedades para cubrir todas las zonas agroclimáticas de España satisfaciendo la demanda de los agricultores y poder ocupar un mercado de mayor valor añadido y necesario para la industria.