La Oficina de Lucha Europea contra el Fraude (OLAF) advirtió este martes 3 de que ha aumentado el fraude con los fondos agrícolas comunitarios. Entre eloos se han detectado Agro-piratas (que piden ayudas PAC para tierras que no se tienen), rebaños fantasmas quer no existen o falsos granjeros (con petición de ayuda para personas fallecidas).

Así se desprende del informe anual de la OLAF, que analiza las tendencias registrada en 2018, un año en el que cerró 167 investigaciones y recomendó a instituciones y Estados miembros recuperar 371 millones de euros para el presupuesto comunitario.

Se trata de dinero que no llegó a las arcas europeas por el fraude o que no se desembolsará tras detectar irregularidades en los proyectos receptores.

de los agro-piratas al los falsos rebaños, reclaman 15 millones de euros

La OLAF investiga casos de fraude que afecten al presupuesto de la UE, ya sea corrupción, contrabando, malversación o blanqueo de dinero, entre otros, que cada vez más implican a varios países.

De las 414 investigaciones que permanecían abiertas al final de 2018 (219 abiertas ese año), 33 son a los fondos agrícolas.

En los últimos años, la OLAF ha encontrado un mayor número de casos de fraude ligados a las ayudas a la Agricultura, en particular en las destinadas a promocionar productos europeos.

En 2018, la OLAF investigó a un grupo organizado que ofrecía en distintos países ayuda a los ganaderos que querían promocionar sus lácteos fuera de la UE, incluso financiación para sufragar parte de los costes.

Después creaban una red de empresas pantalla en varios países y, con la colaboración de los beneficiarios, manipulaban los procedimientos de licitación, inflaban los precios para recibir fondos por servicios que no prestaban y blanqueaban después las ayudas recibidas.

En total, OLAF pidió recuperar 15 millones de euros por este motivo.

La agencia ha investigado también casos de falsos granjeros, en los que los defraudadores solicitaban ayudas a nombre de personas fallecidas, o de rebaños fantasma, en los que se pedían ayudas para animales que no existían.

Otro tipo de fraude es el de los llamados agro-piratas en el que se solicitan fondos para tierras que ni siquiera pertenecen al solicitante. La OLAF reclamó a Francia más de medio millón de euros en 2018 por un caso de este tipo.

España, entre los que más irregularidades detectan

Los Estados miembros detectaron 50.153 irregularidades en el uso de fondos estructurales y agrícolas, ya fuese por fraude u otros motivos, entre 2014 y 2018.

España fue el país que más casos remitió a las autoridades europeas, con 10.995, pero esto no significa que sea el país dónde más irregularidades hubo, sino que es muy activo al detectarlas.

Los Estados detectaron además 25.699 irregularidades ligadas a los recursos propios del presupuesto, con España como el quinto país que más casos remitió después de Alemania, el Reino Unido, Holanda y Francia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here