Representantes del Instituto Serranía Celtibérica y de la Plataforma de Agricultores y Ganaderos de Teruel (Agrigate) han reclamado que la Política Agrícola Común (PAC), que gestiona las subvenciones que otorga la Unión Europea al sector, “sea justa con los territorios que conforman la conocida como Laponia española, y que tenga, al menos, el mismo trato que las Islas Canarias, dadas sus características como zona desfavorecida, en sus parámetros de montañosa, rural remota y zona escasamente poblada (SESPA)”.

Tras la reunión mantenida recientemente en el Campus de Teruel, ambas entidades acordaron solicitar una reunión urgente con Joaquín Olona, Consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad de Aragón, para que inste al Gobierno regional al cumplimiento del acuerdo de las Cortes de Aragón sobre Serranía Celtibérica de marzo del 2015, en cuyo marco Teruel y 151 municipios de la provincia de Zaragoza -entre ellos los que configuran las comarcas de Campo de Belchite y Campo de Daroca, cuya densidad es inferior a 6 hab/km2-  obtendrían el reconocimiento de una PAC justa.

Defienden que “la Serranía Celtibérica debe tener, al menos, similar reconocimiento, como zona desfavorecida”

Según el promotor del proyecto Serranía Celtibérica, el catedrático Francisco Burillo, asistente al encuentro, “la Serranía Celtibérica debe tener, al menos, similar reconocimiento, como zona desfavorecida, en sus parámetros de montañosa, rural remota y zona escasamente poblada (SESPA). De hecho, junto con Laponia, son los únicos territorios europeos despoblados con desventajas demográficas graves al tener una densidad inferior a los 8 hab/km2”.

Burillo recordó que el artículo 174 del “Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, correspondiente a la “Cohesión Económica, Social y Territorial” señala literalmente que “la Unión se propondrá, en particular, reducir las diferencias entre los niveles de desarrollo de las diversas regiones y el retraso de las regiones menos favorecidas. Entre regiones afectadas se prestará especial atención a las zonas rurales, a las zonas afectadas por una transición industrial y a las regiones que padecen desventajas naturales o demográficas graves y permanentes como, por ejemplo, las regiones más septentrionales con una escasa densidad de población y las regiones insulares, transfronterizas y de montaña.”

De las zonas desfavorecidas que señala el tratado, tan sólo se les aplica un trato especial en materia fiscal y financiera a las insulares ultraperiféricas, y, en el caso de España, a las Islas Canarias, que, además, cuentan con un programa propio (POSEI), financiado con cargo al Fondo Europeo Agrícola de Garantía (FEAGA).

A la reunión celebrada en el Campus de Teruel, coordinada por Javier Lahoz Villalba, de Perales de Alfambra, y Pilar Burillo Cuadrado, investigadora del Instituto Serranía Celtibérica,  asistieron el presidente de Agrigate y alcalde de Torrijo de Campo, Ricardo Plumed; Román de Álava Pamplona, de El Poyo de Cid; Carlos Abril Fuertes, de Alfambra; Paco Ramo Gimeno, de Argente; Alberto Blasco Aznar, de Muniesa; Sergio Blesa Villarroya, de Rillo; Álvaro Sanz Pascual, de Ojos Negros; César Izquierdo Escuder, de El Pobo y Raúl Izquierdo Escuder, de La Puebla de Valverde.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here