La Asociación de Agricultores Ganaderos y Productores (AGAPRO), presentó la semana pasada una carta dirigida al Ministerio para la Transición Ecológica, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, la Delegación del Gobierno en Andalucía y la Subdelegación en Granada, para que, dentro de sus competencias, se declare de zona de actuación especial para la restauración del dominio público hidráulico de las zonas afectadas por la DANA en septiembre de 2019 en el Alto Guadiana Menor (Altiplano de Granada).

Según este colectivo, se trata de una actuación inaplazable con el fin de garantizar la vida y seguridad de las personas y el funcionamiento de los servicios públicos esenciales, en un territorio declarado zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil, mediante Real Decreto-ley 11/2019. Los cauces son considerados como un servicio esencial natural para la evacuación del agua de las lluvias futuras y en la actualidad se encuentran en un estado lamentable que no garantiza la capacidad de desagüe.

El presidente de Agapro, Jose Antonio Azor, ha agradecido la diligencia y sensibilidad de la Delegación del Gobierno y Subdelegación en Granada ante la solución adoptada de la construcción de un puente provisional sobre la carretera A-4200 por parte de la Unidad Militar de Emergencias (UME), y en cuanto a los cauces ha indicado que “los materiales de arrastre, los deshechos, la suciedad acumulada y las malezas que crecen en los cauces del Altiplano de Granada  han supuesto una gran reducción en la capacidad de desagüe de los cauces, lo que han provocado su desbordamiento por taponamiento, la modificación de sus cursos, inundaciones de las zonas de cultivo, pérdida definitiva de suelo y de capacidad productiva, pérdidas o daños en bancales, terrazas, muros y otros elementos de formación de las parcelas y de freno de la erosión, así como inundación, rotura y colmatación de acequias, canales compuertas y presas de las comunidades de regantes”, ha lamentado Azor.

Por ello la Asociación ha reclamado al Gobierno que declarare zona de actuación especial para la restauración del dominio público hidráulico las zonas afectadas del Alto Guadiana Menor en la Cuenca Hidrográfica del Guadalquivir, y la emergencia de las obras a ejecutar.

Según el técnico Pedro Castillo, las obras necesarias para resolver el problema provisionalmente ante las próximas lluvias consisten en “la eliminación de los tapones formados por restos vegetales, la retirada de los acarreos, sedimentos y residuos que hayan llegado hasta los cauces provocando una disminución de la capacidad de desagüe de los mismos y la reparación de las márgenes que hayan sufrido procesos erosivos, así como ejecución de defensas en aquellos puntos más sensibles a sufrir erosiones”.

La Asociación también ha instado al Estado a que se condone el canon de regulación del uso del agua de regadío a las comunidades de regantes tradicionales del Altiplano de Granada con objeto de que dediquen dicho coste a la rehabilitación de sus infraestructuras de riego, inutilizadas y dañadas ahora por las riadas, para que puedan disponer de sus acequias para la próxima campaña y no tengan más sobrecostes añadidos.

AGAPRO achaca los daños producidos por la DANA al abandono de los cauces y la poca vigilancia de las riberas en los últimos años por parte de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y ha indicado que la mitigación del Cambio Climático pasa irremediablemente por que se realice una restauración hidrológica forestal integral de riberas y otras medidas para solucionar los problemas de erosión, la pérdida de suelo fértil y los graves fenómenos de colmatación en los embalses de la zona.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here