Lo que parecía una inocentada, por la fecha de la Ley (28 de diciembre), se ha convertido en todo un castigo para el sector agrario. La Junta de Andalucía, haciendo lo contrario de lo que predica, publicó el pasado 30 de diciembre la Ley de Tasas y Precios Públicos para Andalucía, con entrada en vigor desde el pasado 1 de enero, lo que supone, en el caso del sector agrario, un abuso con la aplicación de nuevas tasas públicas, ya que, como denuncia ASAJA Cádiz, «lo que antes costaba 0,20€ ahora son 4€, por ejemplo”.

Esta Ley 10/2021 sustituye una ley que tenía más de 30 años, ya que la única Ley de Tasas y Precios Públicos a la fecha era del año 1988 y los precios de la misma se actualizaban mediante los presupuestos anuales. “Aun siendo necesaria la creación de una nueva Ley para actualizar precios y servicios, lo que no tiene ni pies ni cabeza es que la Junta de Andalucía aproveche la misma para cargar de tasas al sector agrario, incorporando tasas inexistentes a la fecha e incrementando de forma desmesurada los precios de otras. Encima, nos venden como un favor que para el sector agrario y hasta el 31 de diciembre de 2022 habrá una bonificación del 50% en estas tasas. Es tal el abuso que hasta los funcionarios de las Oficinas Comarcales Agrarios (OCAs), responsables de cobrar estas tasas, ya que las mismas se devengan en el momento de presentar la solicitud administrativa y no pueden iniciar los trámites hasta que no se pagan las tasas, pasan auténtica vergüenza cuando le dicen a un agricultor y/o ganadero que lo que antes costaba 0,20€ ahora son 4€, por ejemplo”, indican desde ASAJA Cádiz.

SE HAN CREADO NUEVAS TASAS Y SE ESTÁN INCREMENTANDO LA GRAN MAYORÍA

Los agricultores y ganaderos que en estos días hayan pasado por las OCAs, se habrán topado de bruces con este “gran apoyo” de nuestra Junta al sector agrario. Por ejemplo con la tasa, hasta la fecha inexistente, por inscripción en el Registro de Explotaciones Ganaderas, por la que se paga 28,28 euros para explotaciones de menos de 10 Unidades de Ganado Mayor (UGM) y de 165,09 euros para las que superen dicha cantidad; la tasa por Inscripción en el Registro de Transportistas y Medios de Transporte, a la fecha también inexistente “por ejemplo, para inscribir un van para caballos”, que estipula que hay que pagar 63,84  euros si es sin visita técnica y, si es con visita 165,09 euros, u obtener autorización para replantar un viñedo, que de pronto cuesta 186,48 euros, “cuando antes esta tasa no existía y supone un estacazo al sector vitininícola”.

O para sacar una guía para el desplazamiento del ganadero, donde un ganadero de la Sierra de Cádiz hasta ahora pagaba 0,20 € y le han aplicado en estos días 4€. En el caso del sector cinegético, se eliminan algunas tasas, como las adheridas a las comunicaciones para la celebración de actividades colectivas de caza como son monterías, ganchos y batidas, las cuales si se exigían a la fecha. Sin embargo se han incrementado otras, como la tasa requerida para la solicitud de expedición de licencias de caza temporal en nuestra comunidad, que se ha subido en más de un 40%.

Es tal el abuso antes citado, que también por la expedición de informes y certificados oficiales, el coste (antes inexistente) va desde 28,19 € a 65,59 €, según sea necesario desplazamiento o no.

Desde la organización agraria, exigen una rectificación inmediata y la supresión de estas tasas excesivas. “Hay que ser consecuente con lo que se predica, y si el Gobierno de la Junta de Andalucía presume de bajar impuestos, lo que no puede hacer es castigar de esta manera al sector más desfavorecido”, finalizan indicando desde ASAJA Cádiz.