La presidenta nacional de la Confederación de Federaciones y Asociaciones de Familias y Mujeres del Medio Rural (Afammer), Carmen Quintanilla, afirmó que “sin empleo no hay igualdad porque, como siempre hemos defendido desde la asociación, el empleo es el pilar de la igualdad porque supone la libertad de decidir sobre tu propia vida”, en el acto de clausura y entrega de diplomas del curso “Atención al Cliente y Calidad del Sector Turístico”, que ha llevado a cabo Afammer en esta localidad manchega dentro del Programa de Incorporación a Procesos de Formación y Acceso al Empleo de la Mujer Rural, subvencionado por el Ministerio de Sanidad, Servicios  Sociales e Igualdad con cargo a la asignación tributaria del Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF).

Carmen Quintanilla, que estuvo acompañada por la presidenta de Afammer -Argamasilla de Alba, Cristina Seco; el concejal de Participación Ciudadana, Enrique Peces; la coordinadora del Centro de la Mujer, Ana María Verdejo, y la portavoz del Grupo Municipal Popular, Sonia González, destacó que la formación, por la que ha apostado Afammer desde sus inicios como herramienta fundamental para el acceso al empleo de las mujeres rurales.

qUINTANILLA RECUERDA CÓMO HACE 34 AÑOS NADIE HABLABA DE LA MUJER RURAL «Y NOSOTRAS LOGRAMOS QUE YA NO SEAN INVISIBLES»

“Ha permitido que las mujeres hayan podido crear su propia empresa a través de nuestros cursos tras algunos de los cuales se han creado empresas de tapicería, por ejemplo,  o han encontrado un puesto de trabajo por cuenta ajena como es el caso de este curso tras el cual una de sus alumnas ha encontrado un empleo y esto se debe a que somos una organización seria y creíble, con una formación de calidad y las empresas lo saben”, señaló la dirigente popular.

La presidenta nacional de Afammer recordó cómo hace 34 años, cuando nació la asociación, “nadie hablaba de las mujeres rurales y nosotras desde nuestra organización conseguimos que las mujeres del medio rural dejaran de ser invisibles y que estuvieran presentes en las agendas políticas a nivel nacional e internacional y que en la actualidad, no se puede hablar de futuro y de desarrollo en el medio rural sin tener en cuenta a las mujeres, que son una pieza clave en el medio rural español, en todos los aspectos: económico, social, cultural, etc”. “Hablar de Afammer es hablar de mujer rural y es hablar de igualdad”, concluyó.