COAG Castilla y León ha advertido de que si la distribución no se adapta a los condicionantes agronómicos habrá desabastecimiento de patatas en las tiendas.

En un verano marcado por condiciones climatológicas adversas, con grandes olas de calor y fuertes descargas tormentosas, la producción de patatas se ha visto afectada, tanto en España como en el resto de Europa, por el secado prematuro de la mata, lo que le hace perder apariencia, otorgando un peor aspecto visual al tubérculo, aunque esto no afecta a sus cualidades culinarias y puede consumirse con total confianza y garantías sanitarias.

Lo anterior supone una dificultad añadida para la comercialización del producto, pues aparte de una peor presencia, el secado antes de tiempo motiva que toda la patata venga “de golpe”, aumentando la problemática de almacenamiento de la misma, ya que no se puede dejar el tubérculo en la tierra, pero tampoco se puede almacenar en almacenes convencionales a consecuencia de las todavía altas temperaturas.

COAG Castilla y León considera la situación de la patata es muy complicada, y reclama a la distribución alimentaria que adapte sus exigencias para la comercialización a los condicionantes agroclimáticos de la presente campaña. No hacerlo puede provocar el desabastecimiento de patatas en las tiendas, advierten

Además, COAG apela a los consumidores a que compren producto nacional para evitar el desplazamiento de los tubérculos españoles, que sufren las mismas condiciones adversas que patatas de otras zonas europeas, como Francia, evitando que éstas últimas inunden nuestros mercados.

A esta situación se suman las denuncias de todo el sector a nivel nacional, que a advertido de la situación injustificable que sufren los productores de patata en Castilla y León, donde a los productores se les está pagando a 0,12 euros/kilo patatas de altísima calidad como puede ser la variedad ‘colomba’, y a apenas unos kilómetros esas mismas patatas se venden a 1,55 euros/kilo, incrementando su coste un vergonzoso 1.292%.