Varias decenas de regantes y agricultores de Alicante, Almería y Murcia, al limitarse el número de personas que  podían acudir por las autoridades, pero con el apoyo de sus gobiernos regionales, se han concentrado este lunes 24 en Madrid para exigir que no se reduzca la llegada de agua procedente del Tajo al Levante español por el Trasvase Tajo-Segura porque se pondría en peligro su actividad. Y han lanzado un aviso muy claro, de mantenerse estas reducciones de agua se podría llegar a un ‘Adiós a la huerta de Europa’, como se señalaba en una pancarta.

Bajo el lema “En el Levante, sin el trasvase, desierto y paro”, una columna motorizada, integrada por tractores, camiones e incluso una cosechadora, se ha detenido frente a la sede del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), en la plaza madrileña de Nuevos Ministerios, como protesta contra el cambio de reglas de explotación del Trasvase Tajo-Segura.

En la pancarta principal de la manifestación, convocada por el Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (SCRATS) y el Círculo por el Agua, se leía ‘Adiós a la huerta de Europa’, mientras otra rezaba: ‘Si nos quitan el agua, nos quitan el pan’.

El presidente de la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores ASAJA Alicante, Eladio Aniorte, ha participado en la concentración y allí ha comentado a Efe que la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, y el Gobierno de Pedro Sánchez “están abusando de miles de agricultores y familias que se van a quedar en la ruina”

Según Aniorte, el cambio de las reglas de explotación del trasvase Tajo-Segura es una medida “no consensuada y antidemocrática que no nos podemos permitir” y que supone “una declaración de guerra a los agricultores”.

Este nuevo episodio de la recurrente “guerra del agua” en España se produce en un momento en el que las políticas medioambientales del Gobierno han tomado peso en un escenario en el que la escasez hídrica se va a agravar con el cambio climático.

Los manifestantes, llegados a Madrid desde Alicante, Almería y Murcia, no han podido reunirse en su totalidad frente a la sede del Miteco porque la Delegación del Gobierno les ha impedido la salida de la columna motorizada del recinto ferial de Ifema, pero han estado representados por el presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (SCRATS), Lucas Jiménez.

PIDEN A LA MINISTRA QUE “RECONSIDERE LA DECISIÓN DEL TRASVASE Y NOS DEJE SUBSISTIR», PORQUE SI NO SE PODRÍA LLEGAR A UN ADIÓS A LA HUERTA DE EUROPA”

«Somos gente pacífica que ha viajado 500 kilómetros para manifestarse con autorización y cumpliendo con la normativa sanitaria, y no nos están dejando manifestar nuestro desacuerdo con una decisión política”, ha señalado Jiménez a las puertas del Ministerio.

En su opinión, “el golpe que nos pretende dar el Ministerio tendrá consecuencias impredecibles” para el Levante español porque, ha dicho, “propone reducir en un 45 % los caudales mínimos que se están enviando a las regiones de Alicante, Murcia y Andalucía”.

Se trata, ha continuado Jiménez, de “una decisión que puede suponer el fin de la agricultura en el Levante”, pues el 44% de las frutas y hortalizas que se producen en España “y que también alimentan Europa” tiene su origen en el sureste peninsular, por lo que ha confiado en que la ministra Teresa Ribera “reconsidere la decisión del trasvase y nos deje subsistir», porque si no se podría llegar a un adiós a la huerta de Europa,

El presidente de la Región de Murcia, el popular Fernando López Miras, ha acompañado a los regantes y agricultores del Levante en sus reivindicaciones frente al Miteco y allí ha declarado que “es inadmisible e inaceptable” que el Gobierno tenga una hoja de ruta para recortar el Trasvase Tajo-Segura “sin escuchar a los regantes y agricultores” de Almería, Alicante y Murcia, cuyo futuro, ha recordado, depende del agua que se les trasvasa.

CASTILLA-LA MANCHA RECHAZA LAS ACUSACIONES Y DEFIENDE LA VALENTÍA DEL GOBIERNO

En sentido contrario se ha posicionado el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, quien ha defendido este mismo lunes, en la presentación de un proyecto relacionado con el hidrógeno verde, la postura “valiente y equilibrada” del Gobierno central con el Levante respecto al trasvase y que haya dialogado “con todas las regiones de España, digan lo que digan”.

García-Page ha calificado de “decisión incomprensible” que se lleve “agua de la España seca a la España seca”, y ha recordado que ésta fue una medida tomada durante la dictadura “que va en contra de la sostenibilidad ambiental”.

También la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, ha expresado hoy su confianza en que el Gobierno central “empiece a tomar conciencia” de que el trasvase del Tajo al Segura tiene que acabarse, en particular porque “hay otras alternativas” y “perjudica mucho” al río y a otras zonas como su ciudad y la provincia de Toledo .