Las bajas temperaturas de esta pasada madrugada del jueves 27, con descensos que han situado los termómetros en hasta menos cinco grados centígrados en muchas de las zonas agrícolas de la provincia de León, han causado la presencia de heladas con cuantiosísimas pérdidas, todavía difíciles de cuantificar, que se vienen a sumar a las que está provocando la sequía en el campo leonés.

El cultivo más afectado ha sido sin duda el viñedo, tanto en la denominación de origen Bierzo  como en la de Tierra de León, pero casi en igual medida las bajas temperaturas han dañado también los frutales que se encontraban en fase de cuajado. La remolacha y patatas recién nacidas, el lúpulo, forrajes como las alfalfas,  e incluso los cereales de invierno o maíz, se están viendo afectados en una u otra medida.

La inmensa mayoría de los cultivadores afectados, y en particular LOS viticultores y fruticultores, no tienen seguro agrario

Desde Asaja, se advierte de que todo el campo leonés se encuentra ya seriamente afectado por las condiciones climáticas, en unos casos por sequía, en otros por heladas, y en muchos cultivos por ambas inclemencias. Los agricultores, a la vez que impotentes evalúan los daños, tienen ya la vista puesta en la madrugada de mañana viernes cuando de nuevo se esperan bajas temperaturas que podrían dar la estocada final.

La inmensa mayoría de los cultivadores afectados, y en particular los viticultores y fruticultores, no tienen suscrito el seguro agrario que cubre este daño climático. Respecto al seguro agrario denominado de “rendimientos”, en el que se incluyen forrajes y cereales de secano, la mayor póliza colectiva es la de ASAJA de León, por lo que la organización agraria está manteniendo contactos con Agroseguro para dar el parte

La organización, que ya ha hecho una propuesta concreta de medidas ante los daños climáticos en la agricultura y ganadería, espera la inminente convocatoria de Consejo Agrario Provincial para evaluar los daños en los cultivos de la provincia, con un estudio específico, por su singularidad, para las producciones de la comarca del Bierzo.

Todos los inconvenientes climatológicos que podrían estar pasando a nivel agronómico los estamos sufriendo e

Por su parte, también la Alianza UPA-COAG ha calificado de catastróficas las condiciones climatológicas que se vienen acumulando desde inicios de este año en Castilla y León, con escasas lluvias, temperaturas más elevadas de lo normal y en las últimas horas unas heladas muy fuertes.

Unas heladas que llegan justo después de una fortísima sequía acumulada en las últimas semanas en amplias zonas del territorio regional, con daños que son muy difíciles de evaluar horas después de las temperaturas bajo cero sufridas en la mayor parte de esta comunidad autónoma.

Sin embargo, la organización agraria reconoce en un comunicado de prensa que lo cierto es que los daños han sido muy severos en cereales, alfalfa, viñedos, frutales  y remolacha y que «estamos ante una campaña desastrosa. Todaos los inconvenientes climatológicos que podrían estar pasando a nivel agronómico los estamos sufriendo en Castilla y León de una forma severa, y se están dando todos los condicionantes más negativos para sufrir una cosecha desastrosa».