Innovación y tradición no sólo pueden sino que deben ir de la mano en el mundo agrario. Y la empresa ADAMA es un claro ejemplo de cómo esta fusión logra unos resultados de los que
salen principalmente beneficiados los propios agricultores. Por eso, los objetivos primordiales de la empresa se basan, en primer lugar, en hacer que las cosas sucedan, afrontando los nuevos desafíos que se generan cada día en este sector. Y para ello, se apuesta por la
sencillez, en crear soluciones accesibles, funcionales y fáciles de aplicar.

Y eso sólo se alcanza cuando se tiene pasión por lo que se hace y por la propia agricultura. Y como la agricultura debe reinventarse constantemente, a través de sus plataformas emergentes en los mercados de rápido crecimiento, intenta forjar estrechos vínculos con los agricultores, algo que se alcanza gracias a las tecnologías digitales, que le permiten construir y gestionar una poderosa red que une a las personas e influye en las conductas agrícolas del planeta.

Pero para lograr estos objetivos, lo primero que debe hacer una empresa es tener unos principios. Y en ADAMA lo primero en lo que se piensa en que hay que poner al agricultor en primer lugar, pensar en sus necesidades.

es un referente por su experiencia mundial para soluciones integrales para los agricultores

Con estos mimbres, y la tradición y experiencia que da sus precursoras, como Makhteshim, Agan, líder mundial en soluciones fuera de patente para la protección de cultivos, o los más de 40 años de experiencia de Aragonesa Agro, ADAMA puede ofrecer a los agricultores no sólo un amplio abanico de productos, sino soluciones integrales para todas las necesidades, desde el control de enfermedades, de malas hierbas, de plagas o mejora de sus cultivos.

ADAMA TERRASTARY todo pensando en el agricultor, al que se le facilita su tarea con una serie de novedades en materia de envases y etiquetado realizadas por la compañía, diseñadas específicamente para dar soluciones prácticas al agricultor en sus tareas diarias con un denominador común: la facilidad de uso y claridad de la información.

Algunas de estas novedades, entre otras, consisten en un nuevo código de colores asociado a la categorización de productos así como nuevos envases con ventana de medición, un nuevo diseño de etiquetas tipo “libro” que permite una lectura más clara e intuitiva y la inclusión de códigos QR en la etiqueta, que aporta información adicional sobre los productos.

la Cátedra ADAMA se ha convertido en un centro de formación y compromiso

De igual forma, el compromiso de ADAMA no se centra sólo en ofrecer soluciones y productos, sino en demostrar su valía, en acercarlos a quienes lo van a utilizar y necesitar, y en apostar especialmente por la formación. Un buen ejemplo es la Cátedra ADAMA, que la Universidad de Sevilla, a través de su Vicerrectorado de Transferencia Tecnológica, ha creado para la promoción, investigación y desarrollo en la creación de sencillez en la agricultura,
en virtud del convenio firmado con la empresa ADAMA Agriculture España S.A.

Esta Cátedra prestará especial atención a la malherbología, que es la ciencia dedicada al estudio y control de las malezas o hierbas adventicias. El objetivo es estudiar la realidad, problemática y perspectivas en el desarrollo de nuevas estrategias y tecnologías en esta área, que faciliten la toma de decisiones por parte de agricultores, manteniendo las bases de una agricultura competitiva y sostenible.

De igual forma, sus jornadas sobre olivar, cereal, manzano,… en muchos casos de la mano de centro de referencia como el IRTA, ponen de manifiesto un compromiso que va mucho más allá de ofrecer sus productos y soluciones, sino de cumplir sus principios y objetivos y hacer del agricultor no su cliente, sino su razón de ser.

Más información y acceso a los productos en www.adama.com