El Sindicato Labrego Galego ha denunciado que los elevados beneficios obtenidos por la multinacional Lactalis Iberia, que se han triplicado este año, son a costa de la»explotación» y de «llevar a la ruina a las granjas gallegas», en especial con los «precios y condiciones abusivas que les imponen a las produtoras y produtores gallegos».

La multinacional habría conseguido triplicar sus beneficios en 2015, llegando a 24,3 millones de euros frente a los 7,3 millones conseguidos el año anterior, datos que contrastan con la actual situación de las más de 1.200 productores gallegos que vieron, durante este mes, cómo se rebajaron los precios de la leche debido al contrato que la empresa les hizo firmar en el mes de julio.

el slg denuncia que lactalis intenta en los contratos retrasar la dos meses el pago de la leche, lo cual es ilegal

Con el último precio medio, que en Galicia no llega a los 27 céntimos, la fórmula de la multinacional francesa daría un precio inferior a 26 céntimos, «a la vez que el contrato pretende incluir la posibilidad de retrasar la dos meses el pago de la leche, lo cual es ilegal según la ley que regula los pagos de productos perecederos, y también exige confidencialidad sobre los contratos, para garantizar que todos estos abusos no salgan a la luz y seguir operando con total impunidad.», según denuncia el SLG.

LACTALIS SLG BENEFICIOS 1El sindicato denuncia que, a un año del conocido como Acuerdo Lácteo presentado por el Ministerio y la Consellería para acabar con las movilizaciones del sector, el sindicato agrario lamenta que «todavía no se ha estipulado ninguna garantía en el precio de la leche ni se han advertido mejoras en las condiciones de las personas productoras», tal y como explica la portavoz del sindicato, Isabel Villalba.

Por eso, pide al presidente de la Xunta y a la consejera «que dejen de echar balones fuera y que asuman la responsabilidad que tienen de defender un sector estratégico como el lácteo, del que dependen miles de empleos en las diferentes comarcas y que está seriamente amenazado por las prácticas injustificables de unas empresas que cada día imponen condiciones más abusivas mientras aumentan sus cuentas de beneficios».