Asaja Extremadura ha criticado el nuevo decreto del Gobierno de Normas de Control de Tabaco Crudo y las sanciones que acarrea, entre 10 y 100.000 euros, porque «arruinará a todo el sector tabaquero» y supondrá la desaparición del cultivo y fomentará el contrabando.

En rueda de prensa, el presidente de Asaja Extremadura, Ángel García Blanco, ha lamentado este martes que el Ministerio de Hacienda «asuma competencias que antes eran autonómicas» y que «pretenda matar moscas a cañonazos» con este nuevo decreto.

A su juicio, «parte de la base de que todo individuo que produce y transporta tabaco es un delincuente. Y, de momento, no conocemos agricultores contrabandistas».

García Blanco ha explicado que, hasta ahora, el movimiento del tabaco se garantizaba según un acuerdo con la Junta de Extremadura en base a tres documentos: inscripción en el Registro de Explotaciones de los cultivadores, contrato con la industria transformadora y una guía de desplazamiento que acreditaba el transporte del producto.

Ahora, «y con la amenaza de la inspección de la Policía de Aduanas, a cuyo efecto creará una unidad especial que va a machacar a los tabaqueros», todo productor que quiera llevar su tabaco curado a los centros de compra ha de cumplir con nuevas obligaciones, ha lamentado.

En concreto, ha expuesto: inscripción en otro nuevo registro que crea el Ministerio de Hacienda, bajo sanción de 50.000 euros si no se realiza; «llevar la contabilidad de existencias a nivel de profesional de las finanzas, bajo sanciones de mínimo 10.000 euros»; y se considera sancionable no comunicar a la Agencia Tributaria que el tabaco se va a entregar en un almacén diferente al que previamente se había notificado en los plazos previstos.

«AÑADIR TODA ESTA NUEVA DOCUMENTACIÓN» AL NUEVO DECRETO «ES IMPOSIBLE DE CUMPLIR POR PARTE DEL SECTOR TABAQUERO»

Además, García Blanco también ha criticado la nueva obligación para los transportistas de tabaco que cambien de ruta a la previamente comunicada.

«Por ejemplo, si por una riada cambian de carretera y lo lleven a un nuevo destino, si no lo comunican a la Agencia Tributaria también acarrea sanción, desde 10.000 a 100.000 euros», ha advertido.

También ha señalado que el transporte de tabaco que no vaya acompañado del documento de circulación, «o que esos documentos contengan datos falsos o incorrectos», acarrean una sanción de 20 euros por kilo, con un mínimo de 5.000 euros y hasta 50.000 euros.

«Este país se ha vuelto loco, y esa locura llega al Boletín Oficial del Estado (BOE)», ha lamentado el presidente de Asaja Extremadura, que ha asegurado que «añadir toda esta nueva documentación» al nuevo decreto «es imposible de cumplir por parte del sector tabaquero»

Y ha insistido en que «las obligaciones contables son de tal nivel que exigen al tabaquero estudios previos de finanzas», por lo que ha exigido que no entre en vigor este decreto, «que supondrá el abandono del cultivo» y ha instado al presidente de la Junta de Extremadura, Guillemro Fernández Vara, a que intermedie «para dar marcha atrás a este despropósito de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que tiene un sentido de la justicia muy venezolano», ha ironizado.