El consejero andaluz de Educación y Deporte, Javier Imbroda, y la consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, han firmado un acuerdo que permitirá fomentar la Formación Profesional (FP) vinculada al sector agrario, a las industrias alimentarias y a la actividad marítima-pesquera, a través del desarrollo de ciclos formativos.

Ambos consejeros han destacado que con la rúbrica de este acuerdo se refuerza su compromiso de trabajar conjuntamente en el objetivo de impulsar y mejorar la cualificación profesional del alumnado de estos ciclos formativos ligados al sector agrario y pesquero.

Para ello, el documento recoge una batería de medidas e iniciativas encaminadas a adecuar la oferta pública de formación profesional a las necesidades del tejido productivo andaluz, a promocionar la FP entre el alumnado de la comunidad y a facilitar la realización de prácticas en los 15 centros del Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria, Pesquera, Alimentaria y de la Producción Ecológica (Ifapa), a fin de mejorar la cualificación de los alumnos.

De hecho, gracias a este convenio se van a realizar, por primera vez, programas formativos conjuntos, lo que significa que técnicos del Ifapa se incorporarán a dar clases en los centros educativos para participar en la Formación Profesional Dual de alumnos que, posteriormente, realizarán sus prácticas en los centros del Ifapa.

A este respecto, están previstos que se impartan cursos de técnico de laboratorio y técnico agrícola, sobre nuevas tecnologías agrícolas y pesqueras, cursos de marisqueo, de elaboración de quesos con nuevas técnicas de curación y de formación en agricultura de precisión. Se trata, en definitiva, de capacitar a los jóvenes en nuevas tecnologías y técnicas de cultivos y en un desarrollo pesquero y acuícola más sostenible e impulsar el relevo generacional.

El consejero de Educación ha destacado que la apuesta por «una formación profesional de calidad vinculada a las necesidades de las empresas, la alta empleabilidad y la especialización es una de las grandes líneas estratégicas de este Gobierno andaluz, indispensable además cuando tenemos una tasa de paro juvenil del 52% en nuestra comunidad». Imbroda ha recordado también el trabajo y el diálogo constante con representantes de todos los sectores productivos para que la implantación de los ciclos formativos respondan a las demandas de las empresas en un mercado cada vez más especializado y competitivo, en simultáneo a la colaboración y coordinación permanentes entre todas las consejerías para ganar en eficacia y agilidad.