Asaja de Alicante ha atribuido «la escasez de sandías en los supermercados» al recorte de los recursos hídricos procedentes del Trasvase Tajo-Segura  que afecta principalmente a los cultivos del sureste peninsular.

La organización agraria asegura que «los productores no pueden plantar si no tienen la certeza de que podrán regar sus cultivos, ni de cuál será la calidad del agua de la que dispondrán» tras el recorte del trasvase Tajo-Segura por «el aumento de caudales ecológicos sin justificación técnica» y «las continuas decisiones del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco) de enviar menos hectómetros cúbicos del límite mensual permitido, como ha ocurrido en junio» pasado.

«La falta de una gestión hídrica estable por parte de las administraciones ha llevado a muchos agricultores a abandonar la cosecha por miedo a no disponer del recurso más necesario, el agua, y las pocas sandías que se han plantado se han perdido por la alteración de la floración debida al extremo calor de abril y las fuertes lluvias de mayo» en la provincia de Alicante, han señalado.

LAMENTA QUE SU “COTIZACIÓN ES MUY ALTA, RONDANDO LOS 2 EUROS/KILOS, MIENTRAS QUE EL AGRICULTOR LOGRA CUBRIR LOS ALTOS COSTES DE PRODUCCIÓN»

Como consecuencia de ello, según Asaja de Alicante, «son muchos los supermercados que no están pudiendo comercializar una de las frutas más emblemáticas del verano, la sandía», que en la provincia alicantina «se cultiva mayoritariamente en zonas de riego del trasvase Tajo-Segura, sobre todo en la Vega Baja y Elche».

Las mismas fuentes han indicado que «en los pocos sitios donde puede encontrarse esta fruta su cotización es muy alta, rondando los 2 euros/kilos, mientras que el agricultor sigue percibiendo en origen precios muy bajos que no le permiten cubrir los altos costes de producción».

El presidente de Asaja de Alicante, José Vicente Andreu, ha calificado en un comunicado de «injusto que durante todo el otoño, invierno y primavera no falten sandías y melones procedentes de Brasil o Senegal en las superficies más importantes de la Comunitat, pero que al llegar el verano no haya sandías de aquí, de nuestra Comunitat, de Alicante, porque el Gobierno les quitó el agua a los agricultores”.

«Volverán las sandías a los supermercados cuando lleguen las de Castilla-La Mancha, donde se pueden cultivar sin límites y sin el gran problema y desidia política que estamos teniendo en Alicante, Murcia y Almería con el trasvase Tajo-Segura y la ineficaz gestión del agua”, según Andreu.

La entidad alicantina ha expuesto que el año pasado, en esta época, «se vendían sandías por 0,7 €/kg, mientras que, por una decisión arbitraria del Miteco, respaldada por el Gobierno de Pedro Sánchez», ahora la sociedad se enfrenta a «una situación de carestía de esta fruta». «Las pocas que hay se tienen que pagar el doble que el año pasado, a precio de oro», ha asegurado.