Ginés Mena / Efeagro

La comercialización del aceite de oliva parece no resentirse por las subidas de cotizaciones que ha experimentado esta rúbrica tanto en el mercado nacional como internacional, a tenor de las últimas cifras, correspondientes a junio, que apuntan a unas salidas históricas para este mes.

Según los datos de la Agencia de Información y Control Alimentario (AICA) que manejan las organizaciones agrarias, de cooperativas y las almazaras, en los nueves meses transcurridos de la campaña de comercialización 2015-2016 -que concluirá en septiembre próximo-, las salidas suman 1.025.000 toneladas de aceite.

Los expertos del sector no descartan que las existencias finales en stocks bajen hasta las 300.000 toneladas

Sólo en el mes de junio, las ventas fueron de 128.000 toneladas de aceite, una cifra que es récord en lo que va de campaña y que incluso supera las salidas de diciembre, fecha en que las bajas existencias y la gran demanda del mercado hicieron que salieran 127.000 toneladas, según ha difundido Asaja-Jaén.

Los stocks siguen bajando gracias a la evolución de los pedidos: en junio habían descendido en más de 120.000 toneladas respecto al mes anterior y se situaban en 650.961, 92.000 menos que en un año normal, de acuerdo con las medias de los cuatro últimos ejercicios.

Los expertos del sector no descartan que las existencias finales bajen hasta las 300.000 toneladas, una cantidad testimonial que dará prácticamente para atender los pedidos mientras llegan los nuevos aceites frescos de la próxima campaña, que arranca en octubre.

En cuanto a la evolución de las cotizaciones en origen, la Federación de almazaras Infaoliva mostraba ayer precios, a partir de los cuales salían a comprar los agentes comerciales colegiados, de 3,067 euros/kg para el virgen extra; 3,020 para el virgen y 2,969 para el lampante -picuales en todos los casos-.

El POOLred recogía 40 operaciones de compraventa entre almazaras y entidades comercializadoras del 9 al 15 de julio por 3.363 toneladas, frente a las 3.899,60 t de la semana anterior, y un precio medio de 3,09 euros por kilo para estos graneles.

Por categorías, en este período los vírgenes extra se sitúan en 3,12 euros/kg, tras una caída del 0,47 % semanal; pero los vírgenes se valoran en 3,05 euros/kg, un 0,79 % más. También suben un 0,53 % los lampantes, hasta 2,98 euros/kg, tal y como informó esta fuente.

Italia sigue teniendo los mejores precios, con 3,62 euros/kg por los 3,10 de España

Por lonjas de referencia españolas, del 4 al 10 de julio y con datos del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama), los vírgenes extra se pagaban a 310 euros/100 kg en Badajoz; 305 en Ciudad Real; 303,50 en Córdoba; 304,28 en Granada; 298 en Málaga; 307,50 en Sevilla; 315 en Tarragona y 305 en Toledo.

Sobre otras categorías, el aceite de orujo crudo no sufre modificaciones y se instala en los 98,38 euros/100 kilos, pero el de girasol refinado se deja el 0,33 % semanal y se queda en 83,84.

Una mirada a la evolución de los aceites de oliva vírgenes extra en los principales países productores del Mediterráneo refleja que Italia sigue teniendo los mejores precios, con 3,62 euros/kg.

En Grecia rondan los 3,12 euros/kg y en Túnez, 3,15, según los datos de los primeros días de julio del instituto Ismea.