El estudio del Área de Estadística de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Mundo Rural, Territorio y Población de La Rioja sobre los costes de producción medios de la campaña 2020 de la uva tinta y blanca en la región ha provocado el enfado de las principales organizaciones agrarias, que consideran que han cobrado por debajo de coste el pasado año y que «no le salen las cuentas».

Así, según denuncia UAGR-COAG, los costes de producción de la Consejería de Agricultura confirman que» muchas bodegas incumplen la Ley al pagar por debajo de costes de producción». Como viene denunciando la Unión de Agricultores, la cosecha de 2020 en la DOC Rioja se está pagando por debajo de los costes de producción. A pesar de que lo obliga la Ley de Mejora de la Cadena Alimentaria, ni toda la uva se entrega tras la firma de un contrato que refleje los costes efectivos de producción, ni los precios percibidos por viticultores, cooperativas y cosecheros se están pagando por encima de costes, por lo que claramente se está perdiendo valor en el primer eslabón del sector vitivinícola.

Si ya hace meses que la UAGR-COAG viene denunciando públicamente estas situaciones, los costes de producción para 2020 publicados por la Consejería de Agricultura indican el abuso de una buena parte de las bodegas riojanas, que pese a haber descendido sus ventas en apenas un 8% durante el año pasado, han rebajado el precio por las uvas y el vino a granel en más de un 35%.

En la UAGR-COAG tenemos constancia de que muchos viticultores han cobrado en el entorno de los 0,55 euros por kilo de uva tinta, cuando los costes según la Consejería se sitúan en los 0,68 euros/kilo (0,6783 para vaso y 0,6844 para espaldera). En cuanto al vino a granel, la Consejería sitúa el coste de producir cada litro en 17,40 euros la cántara, mientras que se conocen ventas esta campaña por debajo de los 10 euros/cántara.

Tras la publicación de este estudio, la Unión critica la actitud soberbia de las grandes bodegas, que no solo niegan lo que los rigurosos estudios demuestran, sino que además realizan afirmaciones insultantes para el colectivo de viticultores riojanos.

Por ello, la UAGR solicita a las diferentes administraciones que vigilen estos flagrantes incumplimientos de la legalidad. Para ello es necesario que se pongan en marcha mecanismos de control efectivos, como puede ser un registro obligatorio de contratos de compra-venta de productos agrarios.  Desde la UAGR continúan animando y facilitando a viticultores, cosecheros y cooperativas a que denuncien estas prácticas ilegales ante la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA).

A ARAG ASAJA, NO LE SALEN LAS CUENTAS DEL PRECIO MEDIO PERCIBIDO

Por su parte, ARAG-ASAJA ha asegurado que “no le salen las cuentas” con el precio medio percibido por el agricultor por las uvas del pasado año, tras conocer la actualización de costes y precios que ha publicado la Consejería de Agricultura con respecto a 2020. Por ello, la organización ha anunciado que ha pedido a la consejera de Agricultura una reunión para conocer cómo se ha determinado la horquilla del precio medio percibido y qué muestra se ha llevado a cabo.

Unos precios, añade ARAG-ASAJA, que no solo se “sitúan por debajo de los costes de producción que también ha actualizado la consejería, sino que además no se corresponden con la mayor parte de las operaciones que se cerraron la pasada campaña donde se constata una caída del precio de la uva de más de un 25%”.

“Lamentablemente, y aunque a la organización no le salen las cuentas, lo que en líneas generales concluye la actualización de estos datos es que el viticultor ha sido quién más ha sufrido la crisis del Covid-19 ya que se ha demostrado la falta de proporcionalidad que existió el año pasado entre la caída de ventas y el precio de la uva que han cobrado los viticultores de Rioja”.

Una situación “inadmisible” que la organización viene alertando y denunciando y por la que una vez más solicita a las administraciones públicas implicación para que velen por la efectividad y el cumplimiento de estos contratos e insten a las bodegas a pagar la uva a precios dignos, en cumplimiento de la ley de la Cadena Alimentaria.

Por último, ARAG-ASAJA ha señalado que la recuperación del precio de la uva tendrá que ser el principal objetivo de la Organización Interprofesional del Vino de Rioja para los próximos cuatros años.