Las ocho Denominaciones de Origen Protegidas (DOP) y las dos Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) de la provincia de Cáceres recibirán, cada una, 6.000 euros, para sufragar gastos de promoción de sus productos, gracias a un convenio firmado hoy con la Diputación cacereña.

La presidenta de la institución, Rosario Cordero, y representantes de las DO Pimentón de la Vera, Aceite Gata-Hurdes, Miel Villuercas-Ibores, Torta del Casar, Queso de los Ibores, Ribera del Guadiana, Dehesa de Extremadura y Cereza del Jerte, y de las IGP Ternera de Extremadura y Cordero de Extremadura, han rubricado este acuerdo por tercer año consecutivo.

las DO y las IGP son una «herramienta eficiente de desarrollo rural»

Los 60.000 euros serán divididos entre las entidades, para actividades de promoción como la celebración y asistencia a exposiciones, ferias y concursos; presentación y degustaciones de productos mediante catas comentadas; edición y realización de material impreso; soporte audiovisual y campañas publicitarias; confección de páginas web y promoción por medios informáticos, entre otras.

A juicio de Cordero, este convenio con las DO e IGP es una «apuesta» por el territorio, el mundo rural y por los productores, puesto que «detrás de ellos hay agricultores y ganaderos», quienes pertenecen a unos sectores «importantes en la provincia para luchar contra el despoblamiento», y además con él se ayuda a «internacionalizar» todos estos productos.

«No hay mejor forma de luchar contra el despoblamiento que apoyando y haciendo que estos productos sean de más calidad», ha aseverado la presidenta provincial.

Por su parte, la portavoz de estas entidades y responsable de Pimentón de la Vera, Teresa Bartolomé, ha mostrado su satisfacción por la firma y ha agradecido el apoyo de la Diputación a estos productos «de manera continuada desde hace muchos años» y que ha ido «mejorando con el tiempo».

«Nuestro objetivo es poder hacer siempre un producto mejor, que pueda ser bandera y representación magnífica del patrimonio cultural que tiene Extremadura», ha señalado. A su juicio, todo lo que hacen es cultura y de calidad, y ayuda a dar la mejor imagen de Extremadura.

Para Bartolomé, las DO y las IGP son una «herramienta eficiente de desarrollo rural», que sin su intervención, al menos en el caso del pimiento, «el cultivo hubiese desaparecido», aunque la industria hubiera seguido trabajando «probablemente» con pimientos procedentes de Perú y China