La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos COAG de Andalucía celebra este miércoles 6 45 años de lucha agraria, ya que su registro como organización tuvo lugar el 6 de julio de 1977, en Sevilla, bajo las siglas UAGA (Unión de Agricultores y Ganaderos).

Desde sus inicios clandestinos, que tuvieron lugar antes de la llegada de la democracia y en el seno de grupos locales que hacían una labor social en el medio rural andaluz, esta organización agraria ha ido evolucionando conforme lo ha hecho la agricultura, las instituciones y la sociedad en general.

45 años después COAG sigue fiel a sus orígenes, llevando por bandera su independencia de grupos económicos o políticos y la defensa de los intereses y los derechos de los agricultores y ganaderos andaluces como única razón de ser, a lo que  se suma el valor añadido durante años de lucha y sacrificio de los integrantes de la organización, que han conseguido que hoy COAG sea una organización agraria consolidada que lidera las  iniciativas ante las instituciones y demuestra una gran capacidad de movilización.

Destaca, asimismo, de esta organización la importante implantación que mantiene en todo el territorio, contando con 52 oficinas ubicadas en las zonas rurales de toda Andalucía, así como en los distintos sectores agrícolas y ganaderos de nuestra región.

Para dar respuesta a todas las demandas de los agricultores y ganaderos, COAG Andalucía cuenta con un equipo profesional cualificado y muy reconocido,  que ofrece  servicios de calidad a todos los afiliados, además de tener una gran capacidad de análisis y elaborar propuestas, informes y proyectos ante las instituciones en ámbitos locales, provinciales, regional, estatal y europeo.

De hecho, COAG Andalucía ha participado en la consecución de importantes logros para el sector agrario como el impulso al relevo generacional en el campo, la modernización de las explotaciones, una protección digna en materia de Seguridad Social, mejoras fiscales… y un largo etcétera que se encuentra en constante crecimiento ante los grandes retos que el sector se ve obligado a afrontar como consecuencia de la reforma de la política agraria común, los desequilibrios de los mercados y las importaciones, o la crisis de precios en origen, principales caballos de batalla en la actualidad.

En este sentido, esta organización se ha caracterizado siempre por liderar las grandes movilizaciones que han tenido lugar en Andalucía en defensa del medio rural y de los distintos sectores que se han visto perjudicados por las políticas agrarias, como fue el caso del algodón, el olivar, las frutas y hortalizas, y la ganadería, especialmente el ovino, caprino y el vacuno.

Lo ha hecho en el pasado, y lo sigue haciendo, ya que son muchos los caminos que quedan por recorrer para que la agricultura tenga futuro, para que no se extinga, para que los agricultores y ganaderos puedan vivir dignamente de su trabajo y de un medio rural vivo.

Tras 45 años dando la cara por las mujeres y los hombres del campo, COAG Andalucía renueva su compromiso con el conjunto de la sociedad, luchando con fuerza por un modelo social y profesional de agricultura.

COMPROMISO CON LA SOCIEDAD

Miguel López, secretario general de COAG Andalucía, destaca que “hoy se cumplen 45 años del registro de los estatutos de nuestra  organización y se crea por tanto la COAG. Una organización libre, democrática y que representa a un modelo profesional y social de agricultura, que es el mayoritario en Andalucía, y garantiza una distribución clara de la riqueza, fijación de la población al territorio y creación del empleo”.

“En estos 45 años –explica López-, hemos perdido a personas clave de la organización, compañeros y compañeras que han estado luchando de manera permanente, sin recibir nada a cambio, exclusivamente por una vocación social clarísima. Ese compromiso con el conjunto de la sociedad es el que yo creo que tenemos que seguir renovando. La COAG, si no existiera en estos momentos, casi que habría que inventarla”.

El secretario general de COAG Andalucía concluye que “después de 45, vienen otros 45 al menos, donde tenemos que seguir luchando, con la gente joven que se incorpore, que tiren hacia delante, que de alguna manera recojan el testigo de lucha y de no entregarse a nadie más que a los intereses generales del conjunto de la sociedad”.