En torno a 900 personas han participado en el evento ‘Por muchas cosechas juntos’ que ha organizado ARAG-ASAJA, en Tricio, con motivo de su 35 Aniversario en una jornada festiva que ha contado con un acto recordatorio de los fundadores de la organización, un pequeño homenaje a los más socios más veteranos y a los futuros socios y las intervenciones del presidente de la organización, Javier Rubio; del presidente de ASAJA, Pedro Barato y del presidente del Gobierno, José Ignacio Ceniceros.

El presidente de ARAG-ASAJA ha recordado en su intervención a todos los agricultores que construyeron y formaron parte de la organización agraria desde sus inicios, a todos ellos les ha agradecido “su esfuerzo y su generosidad por construir un colectivo que siempre creyó en sí mismo y en su profesión, la de ser agricultor y ganadero”.

A partir de la historia de la organización agraria y de su trayectoria, Rubio ha invitado a todos los asistentes a mirar al futuro “y caminar con la confianza de miles de agricultores y ganaderos que avalan y comparten el proyecto de ARAG-ASAJA”, ha afirmado.

Barato pide comprensión a los políticos hacia el sector agrario y critica que la falta de un gobierno produce una «parálisis»

Por su parte, el presidente de Asaja, Pedro Barato, ha pedido a todos los partidos políticos «un poquito más de comprensión y de atención hacia el sector agrario», sobre el que prácticamente no ha oído hablar en el tribuna del Congreso de los Diputados durante el debate de investidura.

Barato también ha pedido a los partidos políticos que sean más «justos» con el sector agrario, que reporta a la sociedad más de lo que recibe, pero «durante estos días se ha hablado de educación, autónomos, sanidad…, pero poco del sector agrario».

Ha subrayado que la falta de un gobierno produce una «parálisis» que «no es buena para nadie», por lo que ha abogado por la formación de un ejecutivo y que haya unos presupuestos porque «hay muchas cosas que dependen del futuro gobierno».

Por ejemplo, ha citado que «hay inversiones que hay que hacer en el sector agrario, sobre todo en materia hidráulica, que si no se hacen este año, otro año más que hemos perdido para que las cosas puedan producir».

«Menos mal que las grandes decisiones de la Política Agrícola Común (PAC) ya se tomaron en 2015, pero todo lo que es el día a día, al final, no se puede hacer, no se pueden tomar decisiones de inversión, de pago, que no sean con carácter de urgencia», ha dicho.

El sector agrario es «estratégico» y «hay que dedicarle, por lo menos, cariño y comprensión», ha insistido Barato, para quien la defensa de la imagen de la agricultura, como tal, en Bruselas durante los últimos años «no ha ido mal, pero hay que seguir insistido».

Ha abogado por una política comercial de la agricultura equilibrada, por ser más «incisivo» ante una política de precios en la que se vende por debajo de los costes de producción y ha apostado por el relevo generacional, dado que «hay vocaciones y hay que invertir en los jóvenes, que están dando una muestra de cómo saben hacer las cosas y cómo las quieren hacer».

Para él, es necesario «dar una vuelta» a la normativa de seguros agrarios y adecuar determinadas producciones a la situación actual y ha insistido en el Plan de Acción Nacional de Uso Sostenible de Productos Fitosanitarios.

Ha elogiado la labor desarrollada por ARAG-ASAJA durante los últimos 35 años y de las personas que han dedicado su tiempo a esta organización y a trabajar por los demás, como José Ángel Alegría, uno de los «históricos» dirigentes de la organización.

Ha reconocido el «mérito» que supone que ARAG-ASAJA disponga de diez sedes en La Rioja y de que trabajen en ellas cuarenta personas, que «no son funcionarios, saben cuando entran, pero no cuándo terminan».

«ARAG-ASAJA es un modelo de cómo se han hecho las cosas», según Barato, quien ha pedido mirar al futuro y pensar, al menos, en otros 35 años más.