La Unión de Campesinos de Castilla y León – UCCL –  ha tachado de éxito rotundo la concentración por la defensa de otro modelo de saneamiento ganadero que concentró a más de 150 ganaderos para denunciar la indefensión de los ganaderos frente a las Campañas de Saneamiento y los planes de erradicación de enfermedades como la tuberculosis bovina, a la vez de exigir una sanidad animal que no arruine al sector.

Según denuncia la organización agraria, el motivo «que nos quieren vender continuamente» la Administración es que la tuberculosis es un obstáculo para la comercialización internacional y que, en caso de descuidarse en las campañas de saneamiento ganadero, se traduciría en una menor salida de carne al exterior. Pero los datos señalan que en España se importa 559.000 toneladas de animales vivos, fundamentalmente procedentes de Francia, con el 48,66%, Alemania (12,55%) y Portugal (11,55%) mientras que exportamos 174.000 toneladas, donde el 66% va destino a terceros países y el 34% dentro de la Unión Europea.

La UCCl recuerda que el 72% de los animales sacrificados acabaron dando falso positivo

La UCCL reconoce que las campañas de saneamiento ganadero son uno de los principales problemas a los que hoy en día se enfrentan los ganaderos de Castilla y León y a pesar de llevar más de treinta años aplicando programas de erradicación de tuberculosis bovina, no se ha logrado el estatus de oficialmente indemnes, a pesar que en el año 2015 se sacrificaron 6.000 cabezas de ganaderos de los cuales, 4.425 fueron falsos positivos, es decir el 72% de los animales sacrificados se sacrificaron innecesariamente.

Por ello, la Unión de Campesinos de Castilla y León ha comenzado una serie de movilizaciones por una sanidad animal «que no arruine a los ganaderos que ha dado comienzo el 18 de agosto en Salamanca con una concentración con más de 150 personas frente a la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León. Las reivindicaciones continuarán con una manifestación en Madrid el día 13 de septiembre.

La Unión de Campesinos de Castilla y León igualmente aprovecho la concentración, para sumarse, con el resto de empleados de la Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Salamanca, al minuto de silencio en repulsa de los atentados y mostrar el máximo apoyo a familiares de las víctimas y heridos.