Se trata de una viña familiar, propiedad de Juan Peinado viticultor de toda la vida en La Mancha que ha denunciado los hechos ante la Guardia Civil y ha agradecido a UPA el apoyo y la preocupación mostrada.

      Desde UPA Castilla-La Mancha han lamentado el destrozo producido con mala fe y piden que se investiguen los hechos y se aumente la vigilancia en la zona.