Según una nota de COAG, en las 100 ha afectadas de frutales, los daños también rondarían el 100 %.Además, esta granizada se ha producido solo unos pocos días antes de que comiencen las campañas de la vendimia y de recolección de almendra.

     Desde COAG-Comunidad Valenciana se estudia solicitar medidas excepcionales a la Conselleria de Agricultura para paliar los daños que esta granizada ha producido.

      Por su parte, el responsable de AVA-Asaja en la comarca de Utiel-Requena, Luis Julián Pérez, ha explicado a EFE que la fuerte tormenta estuvo muy localizada alrededor del pueblo de Sinarcas, que es el que más daños ha sufrido, ya que el granizo fue muy débil en Utiel.

     Julián Pérez ha explicado que aunque la pérdida de la cosecha no es total, "es probable que haya una pérdida de calidad y habrá que esperar para saber si sirve o no para hacer vino".

     "Dependerá de la evolución del tiempo", ha apuntado el responsable agrícola, que ha explicado que hay mucho grano roto que "se puede pudrir" y necesita "tiempo seco y bastante aire de poniente para que se seque y no salgan hongos".

     Ha explicado que la zona de Sinarcas "es la más tardía de la comarca y lleva retraso y la uva no está lo suficientemente madura para recoger aún" y ha apuntado que "aún es pronto" para hacer una estimación económica de las pérdidas.

UPA calcula unos daños de un millón de euros

     Por su parte, las pérdidas provocadas en el sector agrario a consecuencia del granizo caído en la comarca de Utiel-Requena y cuyo epicentro se situó en la localidad de Sinarcas, alcanza el millón de euros, según estimaciones de La Unió de Llauradors.

     Según ha informado la organización agraria en un comunicado, el pedrisco afectó a cerca de 600 hectáreas, principalmente del término de Sinarcas.

      Los cultivos más dañados son la viña fundamentalmente y en menor medida el almendro y según La Unió, en Sinarcas los daños pueden ser del 100% en la mayor parte de las zonas afectadas, mientras que en Utiel se calculan del 70 %.

      El grosor de las piedras era del tamaño de un huevo y ha provocado daños cuantiosos también en coches, cristales y tejados de Sinarcas y se han evidenciado también daños relevantes en las granjas, sobre todo en los techos dada la fuerza y tamaño del granizo, según La Unió.

(Foto: COAG)