Para la primavera del 2015 el primer pedido realizado es de 200 enjambres y de unas 50 reinas.  La apicultura en Francia está muy profesionalizada y altamente cualificada y por lo tanto es muy exigente.