La representatividad de estos sindicatos está "en entredicho", sostiene Asturias Ganadera, que subraya que se fundamenta en las elecciones celebradas "hace más de doce años".

     Entre las "distintas alternativas a este expolio", plantea "mantener abierta la Cámara Agraria y dinamizarla para recuperar la funcionalidad original" o "venderla y reinvertir el dinero en una red de locales rurales que fomenten la participación del sector primario en las decisiones que le atañen".