Fruto de los primeros indicios obtenidos y gracias a la colaboración ciudadana, los investigadores pudieron determinar que los autores habían utilizado tres vehículos para sustraer la fruta, según han informado fuentes del Instituto Armado en un comunicado.

   Tras identificar los mismos, se pudo constatar cómo, uno de ellos había sido controlado en las inmediaciones de la finca durante uno de los robos, siendo incautada parte de la fruta sustraída.

   Las pesquisas desarrolladas permitieron a los guardias civiles identificar a las tres personas que, presuntamente, se encontraban tras las sustracciones de fruta en la finca, y que durante los últimos días se habían hecho con cerca de cuatro toneladas de mandarinas y granadas, por lo que se estableció un dispositivo de seguimiento que ha culminado con las detenciones.

   Las discretas vigilancias efectuadas sobre los ahora detenidos han permitido determinar que los autores de los hechos integraban un ‘clan familiar’ dedicado a la sustracción de fruta, la cual vendían después a través de puestos en mercadillos semanales de Murcia.

   La investigación ha culminado con la detención de los tres integrantes de la banda, como presuntos autores de la sustracción de grandes cantidades de fruta, todos ellos identificados como D.I.M., español, de 31 años y vecino de Beniel; C.L.C., español, de 30 años y vecino de Murcia; y P.F.P., español, de 41 años y vecino de Murcia.

   Uno de los arrestados posee antecedentes policiales por la comisión de hechos delictivos similares. Además, se ha recuperado parte de las granadas sustraídas en la finca de Fortuna, que tras ser puestas a disposición judicial fueron devueltas a su legítimo propietario.

   Los detenidos, efectos recuperados y diligencias instruidas han sido puestos a disposición del Juzgado de Instrucción de Murcia. Con estas detenciones se ha conseguido desmantelar un ‘clan familiar’ organizado y dedicado a la sustracción de frutas para, posteriormente, venderlas en mercadillos ambulantes, un ‘modus operandi’ en el que resulta especialmente difícil establecer la relación entre la fruta sustraída y los autores de los robos.

   La investigación ha sido desarrolladas por guardias civiles especializados en seguridad ciudadana adscritos a los recién creados equipos ROCA (contra robos en el campo) de Murcia y Cieza, que tienen como misión específica la investigación de delitos relacionados con las sustracciones en explotaciones agrícolas y ganaderas, a fin de obtener una mayor eficacia policial en esta tipología delictiva.