Sus principales productos son el maíz duro, el maíz común y la alfalfa, con variedades desarrolladas a través de procedimientos genéticos que contribuyen a aumentar la productividad, la resistencia a enfermedades y la adaptabilidad, entre otras características.

    Según Syngenta, el mercado mundial de pasta tiene un valor anual de 16.000 millones de dólares