Según la consejera andaluza, Elena Víboras, “por las características agroecológicas y su situación geográfica, Andalucía cuenta con multitud de cultivos y sistemas productivos; de hecho, es muy posible que Andalucía sea una de las regiones europeas con mayor presencia de cultivos menores”, ha explicado, que ha citado algunos de ellos, de especial importancia para la Comunidad andaluza, como los berries o frutos rojos, en Huelva; los frutales tropicales en la costa tropical; las hierbas aromáticas en zonas de interior y en invernaderos; los cultivos industriales en las campiñas del Guadalquivir o cultivos hortícolas especiales en Huelva.

    Por ello, Víboras, que ha destacado el apoyo de Andalucía a la iniciativa de la Comisión que se debatirá en el próximo Consejo de Ministros de Agricultura, ha trasladado al Ministerio la necesidad de coordinarse mejor en el ámbito europeo para “aprovechar al máximo las posibilidades que contiene el Reglamento de Comercialización de productos fitosanitarios”. De igual forma, “es fundamental disponer de un fondo comunitario para desarrollar los ensayos y trabajos necesarios para el registro de estas sustancias para cultivos menores”.

Apoyo de todas las comunidades

    E l consejero de Agricultura, Ganadería y medio Ambiente de Aragón, Modesto Lobón, apuntó que en la reunión también se repasó la nueva disposición sobre bienestar en el transporte animal que estudia Bruselas, así como una nueva campaña para reducir la pérdida de alimentos de ámbito comunitario.

     Lobón valoró la futura creación del fondo para desarrollar fitosanitarios en cultivos considerados "menores", lo que podría mejorar la lucha contra plagas de la trufa o el azafrán aragonés. "España está de acuerdo en crear ese fondo y hay unanimidad en todo el sector y de las comunidades autónomas", ha añadido.

      Respecto a la lucha contra el desperdicio, Lobón ha indicado que en el debate de la UE está aumentar la lista de productos a los que no se les exija fecha de caducidad -además del yogur-, investigar las causas del problema y desarrollar campañas divulgativas.

     La consejera de Agricultura y Ganadería de Castilla y León, Silvia Clemente, defendió igualmente que haya un procedimiento de coordinación y armonización del uso de fitosanitarios que pueda servir para atajar enfermedades o plagas de ciertos cultivos, en un contexto en el que muchas empresas de este sector industrial no investigan al tratarse de cultivos con poca extensión o volúmenes.

     Clemente ha recordado que, sin embargo, este tipo de cultivos sí tiene un alto valor económico, al suponer el 22% del total de la producción vegetal de la UE, con unos 70.000 millones de euros. La cuantía de ese fondo no está decidida aún, pero se barajan unos 400.000 euros para toda la UE, según Clemente.