Según selñala en una nota, “las Administraciones competentes en el mantenimiento de nuestros ríos y ramblas, ya sea la Consejería de Medio Ambiente, o la Conferedación Hidrográfica del Segura deben tomarse muy en serio el riesgo que supone que el río se encuentre en este estado”, señala Pascual Soler, Vicepresidente de ASAJA-Almería.

    ASAJA advierte de que en caso de producirse una lluvia torrencial podría ocasionar mayores daños, y el temor de los agricultores de la zona está en que el agua pueda llegar a llevarse la estación de bombeo que hay en la desembocadura,  el puente que cruza la rambla a la altura de Villaricos y provocar daños en la desaladora  ubicada en el margen derecho del río Almanzora. Otra de las actuaciones urgentes y necesarias es el arreglo de la Rambla a su paso  por la barriada de las Mulerias necesitada de arreglos en los muros de contención.

      Y es que, para la organización agraria, dos años después "sigue pendiente" la reconstrucción del encauzamiento del Río Almanzora, dañado por estas lluvias torrenciales, al igual que la planta desaladora de la Comunidad de Regantes de Cuevas del Almanzora, que sigue inutilizada con el consiguiente perjuicio para los agricultores y usuarios. “Entre todos debemos ser conscientes de que la situación no puede prolongarse por más tiempo, hemos tenido dos años de sequía, ¿pero que ocurriría si se volviera a llover de esa manera?, los trabajos deberían iniciarse ya”, exige Soler.

     ASAJA reclama que estos organismos competentes que asuman su responsabilidad y acometan con urgencia las actuaciones que tanto los agricultores, como incluso el Ayuntamiento del municipio les han solicitado. “No es de recibo que dos años después tengamos que ir rogando a las Administraciones que hagan lo que tienen que hace”, señala tajante Soler.