Según  señalan en una nota de prensa, los ganaderos de  municipios como Somiedo, Cangas del Narcea o Caso por mencionar algunos, "están estupefactos ante las obligaciones que se les avecinan, ya que en primer lugar y como medida de mayor gravedad y que causaría  un gravísimo impacto medioambiental y  por supuesto económico" .

Perjuicios económicos graves para los ganaderos

     COAG detalla las consecuencias de esta propuesta, como la prohibición de ejercer el pastoreo en determinadas zonas: "esto, no solo causaría  una grave pérdida económica a los ganaderos al no poder utilizar ese alimento para su ganado,  ni  poder declarar esas hectáreas lo que le impedirá  así mismo cobrar las consiguientes  las ayudas, si no que, sobre todo  es preciso destacar el gravísimo daño medioambiental que se produciría. Si estos espacios están conservados y en buenas condiciones  es por que han sido pastados por el ganado,  la prohibición de pastar  significaría en un corto plazo de tiempo que se conviertan en un gran matorral propicio para múltiples problemas, como  por ejemplo los incendios".

   Asimismo, se resalta que "para mas inri, como esas zonas no estarán cerradas,  si alguna res  las invade, el animal será objeto de prinde  y su propietario habrá de pagar una fuerte sanción para recuperar el animal".

     También denuncian la obligación de todas las ganadería de  construir estercoleros con dos compartimentos, uno para sólidos y otro para líquidos, en las circunstancias actuales de grave crisis "esta medida supone un elevadísimo coste inasumible para los ganaderos, pero además no tiene ninguna  ventaja desde el punto de vista medioambientalmente, ni técnico, por lo dudamos de que tenga una justificación adecuada la medida propuesta".

      De igual forma, creen que considerar estiércol como un residuo, "es una interpretación errónea de la normativa vigente",  por parte de  los redactores de los textos  que conforman los Instrumentos de Gestión Integrada mencionados, pues revisado el Reglamento a que hace alusión (Reglamento CE 1069/2009) donde claramente se especifica que “residuo es cualquier sustancia u objeto del cual su poseedor se desprenda  o tenga la intención o la obligación de desprenderse”,   mientras que el estiércol es un abono imprescindible para la productividad de las fincas.

Creen que algunos puntos "rayan el ridículo y la estupidez"

     Tampoco comparten la obligación de construir cierres en sus fincas que faciliten el libre transito de los animales salvajes, prohibidas las alambradas y demás elementos que puedan heridas a los lobos y demás depredadores. "Es  inaudito que por un lado se esté instando continuamente a los ganaderos a proteger su ganado para evitar los daños y ahora se pretenda poco menos que poner a lobos y osos mesa y mantel para el banquete", señala COAG Asturias.

     Como anécdota, añaden que, "medidas como la de imponer una determinada raza de perro para cuidar al ganado rayan el ridículo y la estupidez  mas absolutas".

     Para Mercedes Cruzado, Secretaria General de COAG-Asturias, los instrumentos de gestión integrados de los espacios naturales” son una grandísima falta de respeto a los ganaderos de las zonas del ámbito de aplicación de los mismos,  es como ponerles una “cabezada y un ramal” solo falta el palo para darles si no obedecen".