El Presídium de la COGECA ha acordado por unanimidad prorrogar por un año más el mandato de Ramón Armengol como presidente de las cooperativas agroalimentarias europeas, cargo que ocupa desde enero de 2020 y que estaba previsto finalizará a finales de este año.

Tal y como ha señalado Ramón Armengol las consecuencias de la pandemia del Covid-19, la reforma de la PAC, las perspectivas financieras, el Pacto Verde Europeo, la estrategia de la Granja a la Mesa y de Biodiversidad, son algunas de las cuestiones en las que la COGECA ha trabajado intensamente, a lo que se ha unido la guerra en Ucrania y la crisis energética que han añadido más presión al sector agroalimentario y a las cooperativas por el fuerte incremento de los costes de producción. Sin embargo, ha valorado que en estos dos últimos años la sociedad europea y las instituciones han situado al sector agroalimentario como estratégico.

Para Ramón Armengol la evolución de la guerra en Ucrania y el aumento de los precios de los insumos, como los fertilizantes, y la electricidad para el abastecimiento de alimentos es el principal problema del sector. Por ello, la presidencia de la COGECA continuará trabajando en el establecimiento de medidas estructurales para reformar el mercado eléctrico europeo, bajar el precio de la electricidad y suministrar fertilizantes en cantidad y precios asequibles en la UE.

Armengol ha reiterado la necesidad de contar con medidas de apoyo para que los agricultores y sus empresas, las cooperativas, puedan continuar con su actividad. La desaparición de agricultores y ganaderos, además de su importancia social y territorial, puede poner en riesgo la seguridad de alimentos en la UE. Por eso ha animado a los agricultores y ganaderos a que se asocien a cooperativas, para reducir los costes de producción, aumentar el valor añadido de sus productos, aprovechar las oportunidades de los mercados globales y, en definitiva, dejar de ser proveedores de materia prima barata a intermediarios que se quedan el valor añadido.

Otro de los retos que deberá abordar es la propuesta de la Comisión sobre la reducción de pesticidas, el etiquetado frontal y las negociaciones comerciales con Australia o India, entre otros. Por último, ha destacado que la presidencia española de la UE durante el segundo semestre de 2023 es una oportunidad para que las cooperativas europeas en colaboración con el Ministerio de Agricultura español trabajen para trasladar en Bruselas los intereses del sector agroalimentario en general, y de las cooperativas, en particular.

Ramón Armengol es ganadero de porcino, socio de la cooperativa de Ivars en Lleida que agrupa a más de 3.600 agricultores y ganaderos, y, cuya facturación alcanza los 200 millones de euros produciendo y comercializando carne de cerdo, vacuno, alimentación animal y cereales. Armengol es, además, miembro del Consejo Rector de la Federación de Cooperativas Agrarias de Cataluña, FCAC, y de Cooperativas Agroalimentarias de España.