El PSOE también recuerda que la Comisión Económica Europea aprobó una medida en 1990 por la que se autoriza a los pequeños ganaderos la venta directa de carne fresca de conejo en los mercados locales más próximos a su explotación o bien a un detallista para la venta directa.

     El Grupo Socialista apunta que, "en consecuencia", Europa "no impone la prohibición que existe en España".