EFE.- «Parece que los maderistas proveedores no han podido aguantar más de un mes, pero nosotros seguiremos sin mandar suministro, y de momento la madera es nuestra», ha señalado a Efe Ramón Reimunde, portavoz de Promagal, asociación en la que se agrupan productores de una veintena de municipios de A Coruña y Lugo.

«No estamos dispuestos a vender la madera a 3,5 euros por tonelada menos», indica el portavoz sobre la causa del conflicto, el anuncio unilateral por parte de Ence y las pasteras portuguesas Portucel y Celbi de que bajaban los precios ofrecidos para compensar el impacto de la reforma energética.

«Ence aún no nos ha dicho nada», señala Reimunde, que indica que Promagal se plantea organizar una manifestación en Pontevedra «con todas las de la ley» para reclamar el mantenimiento de los precios.