En particular el Grupo pone de manifiesto que este acuerdo "va en contra y lesiona los intereses generales de la producción y del comercio europeo, y protesta por la forma casi secreta en que se ha llevado a cabo la negociación, en la que se han dado por buenos unos flujos de importación para el periodo de referencia 2002-2004 que estima han sido manipulados artificialmente, aspecto que de confirmarse puede ser constitutivo de fraude de ley".

Medidas que permitan la continuidad del sector

     En particular, se pide el aplazamiento de la entrada en vigor del contingente de 12.375 toneladas previsto a partir del inicio de la próxima campaña 2014-2015. Igualmente, y de cara a la reunión que el Comité de Gestión de la OCM única celebrará el próximo 13 de mayo en Bruselas, se propone que se estudie en el marco del artículo 33 de GATT la posibilidad de incrementar el arancel de 1.200 euros/tonelada que grava las importaciones de ajo de China fuera de contingente, importe calculado hace más de una década para compensar el diferencial de costes de producción de ajo entre la UE y China y que nunca ha sido revisado.

     Los profesionales ajeros europeos piden expresamente que en el caso de Croacia, país adherido a la UE el pasado verano, no se vuelvan a cometer los mismos errores de cálculo en las compensaciones a China y se extremen las precauciones en las negociaciones de revisión.

    Por último, el grupo ha acordado solicitar a la Comisión Europea que estudie la implementación de medidas excepcionales para evitar las perturbaciones de mercado que están sucediendo, tal como prevé el artículo 219 del nuevo reglamento de OCM Única, que regula que en el caso de bajada significativa de los precios (tal como ocurre en la actualidad en el mercado del ajo), se pueda suspender, total o parcialmente, para determinadas cantidades o periodos los derechos de importación, medida que podrá permanecer en vigor en un plazo máximo de 12 meses.

    El portavoz de la Mesa Nacional del Ajo, Julio Bacete, presente en la reuniones citadas, ha señalado sentirse “satisfecho por los acuerdos alcanzados”, que ahora deberán ser trasladados y negociados en Bruselas por las administraciones de los tres países.

     También ha apuntado que la campaña recientemente iniciada en España por la Mesa Nacional, en defensa del ajo español y europeo, “engarza directamente y está en consonancia con los acuerdos italo-franco-españoles”, deseando que ahora Bruselas “sea sensible a la problemática enunciada y adopte medidas que permitan la continuidad de un sector de enorme importancia social y económica”, que no tiene alternativa en aquellos territorios de la UE donde se desarrolla.