La sectorial ha analizado que la liberalización que se producirá en abril podría implicar un incremento en la producción que "será aprovechado por la industria como excusa para bajar de nuevo los precios" y "obligar al ganadero a seguir vendiendo por debajo de costes". En este sentido, ha indicado que actualmente los productores venden la leche a entre 30 y 32 céntimos por litro, mientras que ha estimado el coste de producción en torno a los 36. Al hilo de esto, ha estimado en 75 euros por tonelada la caída de precios en el último año.

    Por otro lado, la Sectorial ha criticado que no se haya establecido una excepción, teniendo en cuenta que es el último ejercicio de aplicación, al pago de las  sanciones o "supertasa" a las que deben hacer frente los ganaderos que sobrepasen su cuota de producción asignada.

      En el caso de Castilla-La Mancha las mejores previsiones del Ministerio dicen que un 70-72% de las explotaciones de la región sobrepasaran su cuota individual a final de campaña y que en conjunto se superará la cantidad de referencia autonómica en el entorno del 9-10%. José Luís Saiz ha subrayado que “estamos trabajando con seres vivos, a los que hay que ordeñar cada día”, en referencia a que regular la producción tiene sus limitaciones “y no podemos cerrar hoy el establo y volver el 1 de abril”.

     De no forzar un cambio de la situación por parte de las autoridades, "los ganaderos tendrían que despedirse de su cuota, en la que han invertido mucho dinero y ahora será suprimida", pagando además una multa de 27 céntimos de euros por cada kilo de rebasamiento que finalmente se determine. 

    Por otro lado, la Sectorial considera que ante el escenario de la desaparición de las cuotas debe apostarse desde las Administraciones por aplicar con rigor los instrumentos de equilibrio de la cadena que puedan derivarse de la Ley de Mejora del Funcionamiento de la Cadena Alimentaria y una política de acuerdos y vertebración del sector entre productores, industria y distribución, con objeto de que exista en el mercado un baremo de precios que permita a los ganaderos españoles mantener sus explotaciones en términos de rentabilidad económica y sostenibilidad.