Por su parte, el presidente de la Mesa Nacional del Ajo, Julio Bacete ha señalado que “los chinos nos han vuelto a meter un gol con el aumento de su contingente de ajo”.

    Pero ha añadido que las negociaciones con Francia e Italia están siendo fructíferas para conseguir “una marca que identifique el ajo europeo del resto que viene de fuera, un sello de calidad”.

     Este es el punto de partida positivo de cara a la reunión prevista para el jueves en Bruselas cuyo principal escollo será revocar las negociaciones que la Unión Europea a pactado con China para la entrada de sus productos.