Por eso, consideran que la primera medida tiene como objetivo "evitar el abandono de las tierras en las zonas de montaña e intenta indemnizar los costes adicionales en los que incurren los agricultores y ganaderos que continúan con su actividad en estas zonas. El abandono de estas tierras tiene consecuencias negativas para el medio rural y el medio ambiente y estos pagos contribuyen a mantener y a promover los sistemas de producción sostenibles en estas zonas donde mantener la actividad se hace más difícil".

     Asimismo, c¡recalcan que creen que se debe "indemnizar a  agricultores y ganaderos por las dificultades naturales en las zonas distintas de las de montaña y también tiene como objetivo el evitar el abandono de la tierra". En estas zonas afectadas por dificultades naturales significativas (una productividad del suelo notablemente baja o malas condiciones climáticas). Son agricultores afectados por dificultades específicas, y donde la gestión del suelo es necesaria para conservar o mejorar el medio ambiente, mantener el medio rural y preservar el potencial turístico de la zona, la indemnización es fundamental. Son zonas, en definitiva que tienen una gran amenaza de despoblamiento o alguna otra dificultad específica.

Que se incorporen como ganadería auxiliable

      Por ello, UPA CLM ha solicitado a la Consejería de Agricultura que -la Orden que se publicó el 23 de abril y que regula estas ayudas en Castilla-La Mancha para este año- incorpore como ganadería auxiliable la apicultura y, de esta forma, los apicultores que cumplen la condición de agricultor a título principal o están al frente de una explotación agraria prioritaria puedan también percibir esta compensación.

     Además UPA CLM pide que tenga continuidad y reflejo en nuevo Programa de Desarrollo Rural que está preparando el Gobierno de Castilla-La Mancha. El secretario general de UPA CLM, Julián Morcillo ha asegurado que “sin lugar a dudas es la suya una actividad que se encuadra perfectamente en el objetivo de dicha ayuda, contribuyendo con su actividad a conservar y mejorar el medio ambiente, mantener la biodiversidad y crear empleo en zonas rurales vulnerables”.

      Estas medidas están incluidas en el Programa de Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, cuentan con una importante financiación europea y estatal y se establecieron para compensar a los titulares de explotaciones que desarrollan su actividad en ámbitos territoriales con especiales limitaciones. Desde UPA CLM insisten en que es una de las pocas medidas dirigidas a los agricultores y ganaderos profesionales que contribuyen realmente a una verdadera cohesión social y territorial de la región.

(Foto: Archivo. www.abejasenaccion.com)