Asimismo, explicó que durante la semana los dos equipos tratarán todo tipo de cuestiones, aunque estarán especialmente concentrados en temas reglamentarios y de regulación.

    Cerca de una veintena de mesas de trabajo están instaladas en el Centro de Conferencias de la Casa Blanca con más de 60 delegados, y ayer era el día escogido para que diversas asociaciones estadounidenses interesadas presentasen ante los delegados sus expectativas sobre el llamado "Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones" (TTIP, en inglés).

    Entre los asuntos, la normativa sanitaria y fitosanitaria, el acceso a los mercados y los bienes industriales, y las adquisiciones públicas de bienes y servicios, entre otros.

    García Bercero también lideró por parte de la UE las conversaciones que desencadenaron con éxito en el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Corea del Sur que entró en vigor el pasado año.

    La primera ronda de conversaciones está previsto que concluya este viernes con una rueda de prensa conjunta de García Bercero y Dan Mullaney, jefe del equipo negociador de Estados Unidos.

    El comercio entre ambos lados del Atlántico supone cerca de 650.000 millones de dólares al año.

    De concretarse el acuerdo, se añadirían cerca de 120.000 millones más en los próximos cinco años, según datos de la Cámara de Comercio de EE.UU., y supondría la mayor zona de libre comercio global que representaría el 50% de la actividad económica mundial.