Las pérdidas que calcula COAG ascenderían a 61 millones de euros si se suman 3.500 hectáreas de viñedos de secano que habría que arrancar, a razón de 5.500 euros por hectárea o 7.500 si se suma la desinfección de suelo.

      El presidente de COAG, Pedro García, ha informado en rueda de prensa de la extrema sequía que están padeciendo los viticultores y que "está haciendo estragos en el sector vitivinícola" en plena vendimia, cuya producción será menos de la mitad de la pasada campaña.

     En concreto, COAG va a celebrar Asambleas. La primera de las Asambleas se celebrará en Yecla en el edificio del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Vino de Yecla y el día 25 se celebrará el La Paca y en Avilés, mientras que el día 26 será en Bullas y el lunes 29 en Jumilla.

Unos precios que no cubre ni la mitad de los costes de producción


     Por otra parte, COAG denuncia los precios que quieren aplicar los bodegueros y que no llegarían ni a cubrir la mitad de los costes de producción. Se trata de 0,17 a 0,20 euros por kilogramo. El coste en la uva cultivada en secano es de 0,61 euros el kilogramo.

     COAG presentó en su día un proyecto para la presente vendimia al objeto de poner en marcha los Contratos tipo de Compraventa de Uva con Destino a su Transformación en Vino, facilitando a agricultores y bodegas un modelo de contrato tipo regulado por la actual Ley de la Cadena Alimentaria y que se hace obligatorio para las partes cuando se trata de transacciones superiores a 2.500 euros.

    En el citado contrato se fijan los precios de la uva y el plazo de pago que no puede exceder de 30 días al ser un producto perecedero.

     COAG ha enviado sendas cartas tanto a la Asociación de Bodegueros Asevin, como a Fecoam y a los alcaldes de los municipios con producción de una de vinificación para llegar a soluciones que eviten la crisis del sector, convocando en los próximos días al sector productor y elaborador a diversas reuniones al objeto de convenir medidas a medio plazo.

     "Esta actitud de los bodegueros se escapa a nuestra comprensión, ya que la Región de Murcia es muy deficitaria en su producción de uva para vino para abastecer sus mercados, por lo que, al no reconocer la gran calidad de nuestras uvas pagando un precio razonable al productor, lo que se pone en peligro es la continuidad del sector ya que se podría provocar la desaparición de sus viñedos", agregó.

(Foto: Archivo. Ashley Cooper/Corbis viajar.elperiodico.com)