La de este año, según ha especificado, ha sido una vendimia "más corta que la del año pasado", y con una climatología muy benigna, con temperaturas muy cálidas durante el día y noches más frescas.

No obstante, las lluvias que ha experimentado la zona en los últimos días, ha hecho que se acelere la recolección, que estará concluida a finales de esta semana.

Con respecto al producto, el gerente del Consejo Regulador de la DO ha apostillado que la calidad ha sido mejor que el año pasado, con un grado de azúcar en mosto "muy rico", que va a dar "un gran vino", y una fermentación "muy interesante" con caldos de graduación alta (15 grados).

A falta de que dos bodegas terminen la recolección, en total han sido 44 los lagares que han participado en la vendimia, un número que va en consonancia con años anteriores, y 5.300 las hectáreas sobre las que se ha operado.

"Ha sido un año normal", ha concluido Garrido sobre la producción de uva de Montilla-Moriles.

(Foto: Efe)

La de este año, según ha especificado, ha sido una vendimia "más corta que la del año pasado", y con una climatología muy benigna, con temperaturas muy cálidas durante el día y noches más frescas.

No obstante, las lluvias que ha experimentado la zona en los últimos días, ha hecho que se acelere la recolección, que estará concluida a finales de esta semana.

Con respecto al producto, el gerente del Consejo Regulador de la DO ha apostillado que la calidad ha sido mejor que el año pasado, con un grado de azúcar en mosto "muy rico", que va a dar "un gran vino", y una fermentación "muy interesante" con caldos de graduación alta (15 grados).

A falta de que dos bodegas terminen la recolección, en total han sido 44 los lagares que han participado en la vendimia, un número que va en consonancia con años anteriores, y 5.300 las hectáreas sobre las que se ha operado.

"Ha sido un año normal", ha concluido Garrido sobre la producción de uva de Montilla-Moriles.

(Foto: Efe)