Los técnicos han descartado en todo caso que las muertes, puestas en conocimiento de la Generalitat por tres apicultores afectados, se hayan producido por algún tipo de enfermedad.