De la misma manera, según apunta la nota, "quiere una mayor austeridad y eficiencia en la gestión". Además, en el plano comercial, se marca el reto de "recuperar cuota en países donde ya estábamos asentados y potenciar la presencia de CASI en los países del Este".

Propone rebajar los precios en los suministros y listas abiertas en las elecciones

    Uno de sus ejes básicos, es "potenciar la subasta, que esté fuertemente controlada por CASI, para evitar la dispersión del producto". Asimismo, ha propuesto una rebaja de precios en los suministros, y la creación de una Comisión que elabore diferentes propuestas para las elecciones y  contemple las listas abiertas, así como la creación de una Comisión Electoral, que controle el proceso cuando haya elecciones.

    Vargas ha criticado que "todo el poder estuviera en manos del anterior presidente, José María Andújar", y aboga por la asamblea de socios "como centro principal de decisión". Por último, propone una mayor formación de los socios jóvenes, y asegura que sus facturas y las de su Consejo Rector "estarán siempre a disposición de los socios en beneficio de la transparencia".

    Por su parte, José María Andújar ha pedido disculpas en su discurso porque se ha centrado en la labor comercial y se le "olvidaron las personas". Entre sus propuestas están la creación de una fábrica de gazpacho, potenciar la labor comercial en busca de nuevos destinos y optimizar los procesos en la subasta, y ha asegurado sentirse "orgulloso" de estos cuatro años. COOPERATIVA CASI

La quinta cooperativa de primer grado de España y la primera de tomate de Europa

    CASI es una cooperativa almeriense, especializada en el cultivo y comercialización de tomate. Se trata de la quinta cooperativa de primer grado de España por volumen de facturación, y la primera de tomate de Europa.

     Fue fundada en el año 1944 por 14 agricultores, y el próximo mes de octubre cumplirá 70 años. La anterior campaña comercializó 225 millones de kilos de tomate y facturó cerca de 200 millones de euros. CASI tiene mil empleados, y genera trabajo, directo e indirecto, en toda la cadena para 25.000 personas.

    El principal valor son sus socios-agricultores, "auténticos especialistas en el cultivo del tomate, cuyos conocimientos han aprendido de generación en generación". Además, se cultiva en una tierra, agua y clima "perfectos" para el tomate, "de ahí un tomate natural y de un sabor intenso".

    La cooperativa tiene más de 2.000 hectáreas en producción en la capital y el levante almeriense, y tres centros de comercialización, en Los Partidores, Casi Aeropuerto y San Isidro. La cooperativa CASI exporta a un total de 27 países.