La mayor caída se registra en Castilla-La Mancha, que pasaría de los 33 millones de hectolitros producidos en la 2013-2014 a los 22,7 millones de hectolitros la campaña 2014-2015 (-31,2%).