Durante la primera sesión, participaron por parte de ANOVE, José Antonio García de Tejada, Presidente de la Sección de Cultivos Extensivos, y Almudena de la Cruz, Responsable de Asuntos Regulatorios, que abordaron las inquietudes y retos del sector respecto a los tratamientos fitosanitarios en semillas.

     En concreto, Garcia de Tejada, analizó la situación actual del sector semillas en España, y apuntó directamente a la falta de disponibilidad de productos para el tratamiento de semillas como el mayor obstáculo al que debe hacer frente el sector.

     Una actividad que debe afrontar el día a día a base de autorizaciones excepcionales, un panorama que en ninguna manera aporta estabilidad de cara al futuro.

Apuesta por el certificado de garantía de calidad ESTA

     Por su parte, Almudena de la Cruz, avanzó los pasos que se están llevando a cabo en relación a la Certificación ESTA, que pretende convertirse en un sistema de garantía de calidad, demostrando la profesionalidad de la industria semillera y añadiendo calidad extraordinaria a la misma, sin duda útil herramienta para  avanzar en una mayor disponibilidad de productos.

    Representando a AEPLA, Victoria de la Haza, Responsable de Asuntos Reglamentarios, expuso el marco normativo al que está sujeto el sector fitosanitario a nivel nacional y comunitario, y el funcionamiento del sistema de Registro de Productos en España. Cerró esta segunda parte de la sesión, la presentación de Carlos Palomar, Director General de AEPLA, que analizó el papel clave que juegan unas Buenas Prácticas Agrícolas para garantizar la seguridad de estos productos, y favorecer así que se pongan a disposición de los profesionales una mayor variedad de productos para el tratamiento de semillas.

     Entre las principales conclusiones y acuerdos alcanzados por el grupo durante la jornada intersectorial, se encuentran: la preparación de un documento conjunto dirigido a las Administraciones competentes para abordar aquellos temas de interés para ambos sectores, la creación de un grupo de trabajo que diseñe acciones a desarrollar en materia de buenas prácticas y revisiones regulatorias, y el establecimiento de un calendario de reuniones que permitan seguir avanzando en la colaboración de ambas organizaciones.